Anorexia y embarazo, dos conceptos que no funcionan nada bien juntos

Anorexia y embarazo, dos conceptos que no funcionan nada bien juntos

1080 768 Marian Requena González

Los desórdenes alimenticios ocasionan problemas en prácticamente todos los órganos de nuestro cuerpo; los sexuales no son una excepción.

anorexia

Una de las claves para potenciar la fertilidad es llevar una alimentación sana y equilibrada, ya que el sistema reproductor funciona mejor cuando seguimos una dieta rica en todo tipo de nutrientes, algo que no pasa cuando se sufre anorexia.

Anorexia, el trastorno alimentario más común

Son muchos los estudios que asocian los problemas alimenticios con los de fertilidad. Y es que, cerca del 40% de los problemas de fertilidad femeninos de mujeres que han padecido algún tipo de desorden alimenticio se dividen en amenorrea, oligomenorrea y anovulación relacionados con desórdenes hormonales, irregularidades menstruales y dificultades emocionales.

Es decir, debido al poco peso que tienen las mujeres con anorexia nerviosa -el trastorno alimentario más común, junto con la bulimia- y/o la desnutrición que presentan, su sistema hormonal así como muchos de sus órganos quedan seriamente dañados. Pero ahí no queda la cosa, pues estas mujeres, no sólo desarrollan problemas físicos, sino también psicológicos puesto que, son mucho más propensas a sufrir estrés, ansiedad, depresión y conductas compulsivas, lo que conlleva una disminución de la libido.

La combinación de todos estos factores hace que tanto la concepción como la fertilización de un óvulo, la implantación en el útero y el llevar adelante exitosamente a término un embarazo sea una tarea no sólo difícil, sino en muchos casos directamente imposible. En los hombres, por su parte, la delgadez extrema puede afectar a la calidad y a la producción de espermatozoides.

Los problemas más comunes

Entre los problemas de fertilidad más comunes asociados a la anorexia se incluyen amenorrea, ciclos irregulares, deficiente calidad de los óvulos, trastornos y problemas ováricos, ambiente uterino desfavorable y abortos espontáneos. Se calcula que más de la mitad de las mujeres que han sufrido anorexia o bulimia a lo largo de su vida tardan, de media, seis meses más en concebir que las mujeres que no sufren este tipo de desórdenes.

La anorexia es una enfermedad muy grave que puede llegar a causar la hospitalización e incluso la muerte de la paciente. Es muy importante tratar a las mujeres -y hombres- que sufren estas patologías con psicoterapias y, aunque el apoyo familiar es fundamental, deben estar asistidas por un profesional.

Recomendaciones para el embarazo

Asimismo si se sufre algún trastorno alimentario es importante curarse antes de buscar un embarazo, ya que, el hecho de quedarse embarazada aún cuando se está luchando por superar la enfermedad, podría ser perjudicial tanto para la madre como para el bebé, ya que, por un lado, existen muchas patologías que pueden surgir durante el embarazo asociadas a la anorexia potencialmente peligrosas para ambos y por otro lado, la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran estas mujeres podría aumentar la sensación de agotamientos y depresión durante el embarazo y después del parto, inclinándolas a recaer en este tipo de enfermedades.

Se cree que entre un 75 y un 80% de las mujeres que se someten a un tratamiento específico para curarse de una enfermedad relacionada con un trastorno alimenticio, recuperan su fertilidad y son capaces de tener un bebé sano.

Decarga WOOM en Google Play y en la Apple Store

Si queremos convertirnos en madres es recomendable esperar un tiempo prudencial, incluso después de tener claro que el trastorno está totalmente controlado, antes de intentar concebir. Y por supuesto, seguir todas las recomendaciones del médico y llevar una dieta nutritiva y balanceada, en la que no falten alimentos ricos en folatos, vitamina C, A, D, E, B12, zinc, selenio, yodo, calcio y hierro.

Descárgate WOOM aquí