9 aprendizajes después de más de 12 meses tratando de concebir

9 aprendizajes después de más de 12 meses tratando de concebir

1000 665 Daisy Rosas

WOOM no surgió de la nada, sino de nuestra idea de poder ayudar a las mujeres a poder realizar su sueño de ser madres más rápido, ya que nuestra experiencia por el camino de la maternidad no fue ‘coser y cantar’ y sabemos que cualquier consejo, ayuda u orientación a la hora de concebir es bienvenida.
Así que echando un poco la mirada hacia atrás, ya con menos hormonas encima y sin emociones a flor de piel, queremos contarte todo lo que nos ayudó en este proceso, incluyendo aquellas cosas que no repetiriamos, aquellas decisiones que tomaríamos antes y aquellos pequeños descubrimientos que efectivamente nos ayudaron a quedarnos embarazadas:

1.- Descubrir cuándo es tu “día 14”

Resulta que lo que casi todas conocemos es que el día 14 es el día de la ovulación y que ese es el día que debes esperar a tu pareja con tu mejor lingerie para concebir a ese bebé que tanto deseas. Pero, resulta que a menos que tu menstruación venga cada 28 días, poner todos los cartuchos solo en ese día no servirá de nada.

Así que dependiendo de cómo sea tu personalidad tienes como mínimo 2 opciones…o compras alguno de los test de ovulación que existen en el mercado, o puedes entrar en internet e informarte sobre cómo funcionan los calendarios de ovulación, saber todo acerca del moco cervical y aprender cómo reconocer “tu clara de huevo”.

Nuestras experiencias aunque distintas coincidieron en algo: ninguna ovulaba el día 14…una de nosotras entre el día 11 y 12 después de finalizar la regla, por tener un ciclo corto con una regla larga y a la otra, 3 días después del día 14, a pesar de tener ciclos cada 28 días.

2.- Cuidado con los post it o las notificaciones que digan “Having Sex”

Si bien es cierto que saber cuándo son los días fértiles y el día de ovulación es muy importante debemos evitar automatizar las relaciones sexuales con nuestra pareja. En nuestro caso aprendimos que el uso de los test de ovulación están bien un par de meses para identificar bien la ovulación, pero volverse obsesivas con ellos puede hacer que la chispa y las ganas decaigan y por lo tanto la búsqueda del embarazo se haga más difícil y la relación con nuestra pareja también.

Hora de tener sexo

3.- Los mitos sexuales y posturales, sólo para divertirse

Qué te podemos decir que seguramente no hayas hecho ya. Las piernas hacia arriba después del coito…quedarte tumbada más de 30 min, posturas en la cama como: la del misionero, la del perrito, etc, etc; visto en perspectiva, la verdad es que no ayudaron, ni obstaculizaron, solo aportaron risas y anécdotas a la búsqueda.  Así que nada de qué avergonzarse porque aquí entre nosotras, todas lo hemos hecho por si acaso.

Posturas Sexuales

4.- El ejercicio y la vida sana sí ayudan a concebir

Aunque creamos que es sólo un mito, llevar una vida saludable y activa ayuda muchísimo. Con tan solo dejar de fumar, empezar hacer ejercicio entre semana, ingerir alcohol solo los fines de semana y empezar a consumir Omega 3 y vitaminas, se puede conseguir que los espermatozoides se hagan más potentes y rápidos, te lo decimos nosotras. Así que no es tontería, estar en buenas condiciones siempre ayudará a tu cuerpo y al de tu pareja a estar mejor preparado para concebir un bebé y llevar un estilo de vida saludable puede marcar la diferencia.

5.- 35 años + de seis meses buscando…empieza a pensar que puedes necesitar ayuda

Aunque físicamente pensábamos y sentíamos que “estábamos estupendas”, completamente vitales y cero arrugas…ninguna de las dos logramos quedarnos embarazadas antes de los 6 meses y una de nosotras, necesitó ayuda de la ciencia para ser madre. Así, que desde la voz de la experiencia y como la mayor responsabilidad posible, podemos recomendarte que si llevas más de un año tratando de concebir y tienes más de 35 años: no pierdas el tiempo y visita un especialista en fertilidad.

Para la sanidad pública hay criterios de aplicabilidad como la edad para ser considerada con prioridad para un tratamiento, por lo que es mejor informarse con anterioridad. Así que abiertamente, podemos decirte que uno de los mayores aprendizajes que obtuvimos es que aunque te sientas de 30,  si tienes más de 35 años y estás dispuesta a probar no lo dejes para último momento.

 

¿Queeeeé?

 

6.- Encuentra un médico que te genere confianza

Nuestra recomendación es que visites al menos 3 especialistas para que puedas  comparar. En los tratamientos de reproducción asistida la confianza es fundamental y tu médico va a ser alguien importante en tu vida, por lo que debe ser alguien con quien tengas conexión más allá de lo virtuoso o famoso que sea por sus habilidades técnicas.

Encuentra un médico en el que confiar

7.- Tu cuerpo es el que manda

Haciendo una retrospectiva, una de las cosas más beneficiosas, que la verdad es más fácil de decir que practicar, es fluir y dejarse llevar. Si es de forma natural hay que intentar aprovechar los días fértiles, sin agobios, pero tratando siempre de dar con el momento correcto. Cuando estás en tratamiento quien manda es tu cuerpo y el médico, por lo que hacer planes de cómo quieres que sean las cosas o los tiempos en los que esperas en que sucedan, es inútil. No sabes cuándo estará listo tu cuerpo para comenzar los ciclos y mucho menos cuándo finalmente podrás obtener un “positivo” en la beta.

Tu cuerpo sabe cuando está listo

8.- Confiar

Una de las cosas a las que nos ha llevado esta sociedad es a ser autosuficientes y depender únicamente de nosotras mismas, perdiendo un poco la capacidad de confiar en los demás. Si estás intentando quedarte embarazada de manera natural debes aprender a conocerte y saber que es un proceso de dos por lo que la sinceridad e intimidad con tu pareja es fundamental.

Sin embargo, cuando descubres y aceptas que la maternidad natural no va a ser tu caso, debes aprender a confiar: principalmente en tu médico, dejándolo trabajar, haciéndole preguntas, pero sin querer saberlo todo o tener el control sobre cada detalle.

Por otro lado, no te cierres a contarle a tu familia y amigos si decides comenzar un tratamiento de reproducción, os sorprenderá lo empáticos que pueden llegar a ser y el soporte que pueden ofreceros durante esta travesía.

9.- Cuanto antes, mejor

Para finalizar, podemos decir que nuestros casos fueron muy diferentes: una de nosotras logró quedarse embarazada después de 7 meses de forma natural y la otra después de 2 años y medio a través de tratamiento médico con reproducción asistida. Ambas en la búsqueda por entender mejor nuestro cuerpo, cruzamos el período de tiempo que se considera “normal” cuando estás buscando un embarazo y descubrimos que éramos diferentes, por lo que teníamos que actuar.

Si nos hubiésemos quedado paralizadas, una de las dos no podría estar contando hoy sus experiencias con la felicidad de ser madres de dos pequeños. Es por eso, el mayor aprendizaje que tenemos después de haber estado más de un año tratando de concebir, es que el tiempo y la edad no son aliados, y que cuanto antes se busquen embarazo y ayuda, si es necesario, las probabilidades de embarazo serán mayores y podrás ver tu sueño hecho realidad.

Cuanto antes mejor para lograr concebir