Búsqueda de embarazo a los 40: 5 cosas a tener en cuenta

Búsqueda de embarazo a los 40: 5 cosas a tener en cuenta

1080 768 María Blanco Brotons

En los últimos años plantearse la maternidad rondando los 40 años ha dejado de ser una rara avis para convertirse en una opción bastante habitual. A mayor esperanza de vida, mayor inclusión de las mujeres en el mundo laboral y una consolidación de los nuevos modelos de familia así como la creciente maternidad en segundos matrimonios, ha hecho que plantearse la maternidad a una edad biológicamente tardía forme parte de la realidad social de nuestros tiempos. Si bien es cierto que la calidad de los óvulos baja considerablemente, haciendo del embarazarse un proceso más complicado -las estadísticas indican que a los 40 las posibilidades de concebir dentro de un solo ciclo son del 5%-, la maternidad a los cuarenta también conlleva otros muchos beneficios, especialmente emocionales.

Búsqueda de embarazo a los 40

Acude a una consulta preconcepcional

Si has decidido ser madre y rondas los cuarenta cualquier afección que exista tiene que estar muy controlada antes de comenzar la búsqueda del bebé. Hacer un análisis de tu reserva ovárica te servirá también para saber cual es tu estado reproductivo. Asimismo, comenzar a tomar suplemento de ácido fólico es importante; tu ginecólogo debe recetarte la cantidad conveniente para tu cuerpo. Es importante que sepas que si lleváis 6 meses intentándolo sin resultados positivos debéis pedir hora con un especialista en reproducción o fertilidad, si en mujeres menores de 35 se recomienda hacerlo pasado un año, cuando ya nos acercamos o superamos los 40, no hay que esperar más de seis meses. Las técnicas de reproducción asistida han facilitado que muchas mujeres puedan ser madres hoy en día, que en tantas ocasiones se postpone la maternidad, por eso es importante, que tengas en mente evaluar la posibilidad de ser madres a través de alguno de estos tratamientos.

Sé consciente de los riesgos

Los embarazos en mujeres de más de 40 conllevan ciertos factores de riesgo que es importante conocer y tener en cuenta. Principalmente la edad aumenta el riesgo de padecer diabetes gestacional e hipertensión. Ambos casos pueden suponer serios problemas para la madre y el feto, por lo que, las pruebas y recomendaciones para controlarlos y evitarlos, están especialmente presentes en este tipo de embarazos. Asimismo, tampoco debemos olvidar que con la edad aumenta el riesgo de que el bebé pueda padecer alguna alteración genética; la más común es el síndrome de Down, que frente a un caso de cada 800 en madres veinteañeras, las mayores de 40 se enfrentan a uno de cada 70. Además de existir un mayor riesgo de aborto y parto prematuro.

El tiempo es uno de nuestros mayores enemigos

Cuando nos acercamos a los 40 nuestra vida fértil está dando sus últimos coletazos. De hecho, el gran bajón comienza a partir de los 35. Si a una pareja que ronda los treinta le dicen que es normal estar en la búsqueda durante un año, en parejas de más de esta edad, se les recomienda que si después de seis meses no ha habido embarazo es conveniente ir visitando clínicas de fertilidad. A los 40 la probabilidad de que concibas, naturalmente, dentro del año de comenzar a intentarlo es de alrededor del 40%, frente al 75% de los menores de 35, sin embargo, esta cifra se reduce drásticamente a los 43 años, con una probabilidad de 1 o 2 %. En lo que a reproducción se refiere el tiempo corre en nuestra contra, por lo que, a menos que hayamos tomado medidas y hayamos vitrificado nuestro óvulos, no debemos dejarlo pasar pensando que, como estamos estupendas, nuestro embarazo llegará de forma natural.

Lleva una vida saludable

Si hasta ahora no lo habías hecho, este es el momento de cambiar de hábitos. Esta es una recomendación general para toda aquella pareja que esté buscando un bebé, independientemente de su edad. Si a las dificultades asociadas a la edad, le sumamos las complicaciones que una alimentación o hábitos poco saludables conllevan, estamos dificultando aún más las posibilidades de lograr un embarazo, pudiendo incluso convertirlas en nulas. Dejar de fumar, cuidar nuestro peso, llevar una alimentación saludable, equilibrada y rica en nutrientes, hacer ejercicio de manera regular, evitar el café y el alcohol… Recomendaciones de sentido común mucho más importantes de lo que pudieras pensar.

Disfruta de los 40

No te olvides de que si bien la facilidad de quedarse embarazada no es un punto a su favor, una mujer de cuarenta años que decide quedarse embarazada tiene otras cartas bajo la manga como mayor experiencia y sabiduría, mejor situación económica… Hoy en día las mujeres de cuarenta están en su mejor momento emocional y social. La maternidad a esta edad, en la que sabemos es la última oportunidad que nos da la naturaleza para disfrutar con algo que en otro momento no nos quisimos -o pudimos- plantear, se vuelve un momento mágico y reconfortante. No renuncies a disfrutarlo en toda su plenitud.

1 comentario

Dejar una Respuesta