Citología líquida: ¿qué es y en qué se diferencia de la citología convencional?

Citología líquida: ¿qué es y en qué se diferencia de la citología convencional?

Citología líquida: ¿qué es y en qué se diferencia de la citología convencional?

1080 720 María Blanco Brotons

La citología líquida es una variación de la citología normal, se diferencia de esta en que la técnica de procesamiento de la muestra no se hace sobre el cristal de un porta objetos sino en un líquido conservante. Asimismo, aunque la forma de recoger las muestras cervicales no cambia, en las citologías líquidas en lugar de una espátula se utiliza un dispositivo de cepillo.

Las citologías están catalogadas como esenciales dentro de las revisiones ginecológicas, puesto que son la prueba de mayor aceptación para la detección temprana del cáncer de cuello de útero. Desde su creación, se ha reducido en un 70% la mortalidad por cáncer de útero, sin embargo su tasa de error sigue siendo alta, está entre un 25 y un 40%. De las muestras obtenidas en un raspado de la superficie del cérvix sólo se analiza un 20% porque el resto se queda en el material con el que se hace la muestra y no llega al portaobjetos. De esta manera se desechan células atípicas, mientras que se mantienen en la muestra detritus celulares, sangre y mucosa que dificultan la lectura en el microscopio. Las citologías convencionales provocan entre un 10 y un 50% de falsos negativos, la mayoría debidos a que el material obtenido es poco representativo.

citología líquida La citología líquida se inventó para tratar de corregir estas limitaciones y obtener un menor número de falsos negativos. Gracias a ella se permite una homogeneización de la muestra que facilita mucho su lectura. La técnica de la citología líquida se fundamenta en el lavado de todo el material recogido dentro de un líquido conservador, creando una suspensión de células en perfecto estado de conservación. En el laboratorio las células en suspensión se procesan eliminando el exceso de moco, sangre y células inflamatorias, siendo depositadas en el porta-objetos en una capa fina con una representación proporcional de toda la celularidad recogida para su procesamiento. Asimismo, esta técnica reduce el número de frotis inadecuados y proporciona un margen para detectar agentes infecciosos como el virus del papiloma humano, trichomonas vaginalis u otras bacterias que pudieran estar presentes.

Así, a modo de resumen, podemos afirmar que la citología líquida tiene ciertas ventajas frente a su versión más tradicional:

  • Proporciona un muestreo cervical más representativo que la citología convencional.
  • Debido a que las muestras citológicas se fijan inmediatamente después de la recolección, hay menos artefactos en la morfología.
  • El proceso reduce las células inflamatorias.
  • La sensibilidad de la prueba es mucho mejor.
  • Proporciona una fijación inmediata con mayor detalle nuclear y citoplasmático.
  • Todo el material recogido está disponible para su evaluación microscópica.
  • Se prepara una muestra representativa para la evaluación citológica, pero se pueden preparar muestras múltiples según sea necesario.
  • La preparación lleva menos tiempo de cribado que un frotis convencional.
  • Disminuye el tiempo de lectura necesario.
  • Produce una menor tasa de muestras inutilizables de células cervicales.
  • Reduce la proporción de especímenes clasificados como técnicamente insatisfactorios para evaluación.

Fuentes:

http://www.conganat.org/10congreso/trabajo.asp?id_trabajo=1794&tipo=3
https://www.medicinatv.com/reportajes/citologia-liquida-mas-fiable-y-comoda-para-la-paciente-776/
https://www.geosalud.com/vph/citologialiquida.htm