Tips para entender los test de ovulación

Tips para entender los test de ovulación

2560 1707 María Blanco Brotons

Cuando estamos buscando un embarazo resulta muy beneficioso saber cuáles son nuestros días fértiles que, para las que estéis más perdidas, son los días que preceden a la ovulación y el mismo día en el que esta ocurre. Aunque nuestro cuerpo nos manda señales cuando estamos ovulando, también existen test que nos indican si ese momento está ocurriendo, aunque estos, a veces, pueden resultar un poco complicados de entender. A continuación te damos unos tips para que sepas entender los test de ovulación.

Mujer joven pensativa.

Si conocemos los principios básicos de la concepción, usar un test de ovulación no tiene por qué resultar complicado. Estos test miden la concentración de hormona luteinizante (LH) cuya concentración aumenta justo en el momento previo a la ovulación. Así, cuando obtenemos un resultado positivo, significa que la ovulación se producirá en las próximas horas, por lo tanto, es el mejor momento de tener relaciones sexuales.

Tipos de test de ovulación

Existen, principalmente, dos tipos de test caseros de ovulación: las pruebas digitales y las de tiras. Las digitales funcionan depositando la orina en unas varillas e introduciendo, posteriormente la varilla en el dispositivo digital. Si aparece una carita sonriente, es que estamos en los días claves, si no, es que la ovulación todavía no está próxima. Por su parte, los test de varillas, se venden en packs y su lectura puede resultar algo más compleja. Las varillas siguen un mecanismo similar al de los test de embarazo, aunque con notables diferencias: mientras que en los test de embarazo, dos rayitas significan embarazo, en los de ovulación, las rayitas deben ser del mismo tono o incluso más intensas que la rayita de control. Si la segunda rayita es más suave que la de control, significa que no es positivo, y por lo tanto, la ovulación todavía no está cerca.

Es importante remarcar, que los test de ovulación no te indican cuando comenzar a mantener relaciones sexuales, ya que, un resultado positivo te indica que apenas quedan horas para que pasen los días fértiles. Lo que indica es el momento óptimo para mantenerlas, si queremos incrementar las posibilidades de lograr un embarazo, debemos mantener relaciones también los días previos.

¿Cuándo realizar una prueba de ovulación?

Las pruebas de ovulación deben empezar a realizarse unos 3 días antes de la fecha esperada de ovulación. En un ciclo regular de 28 días, por ejemplo, deberíamos comenzar el día 11 o 12 del ciclo -si tu ciclo es de 31, el día 14, etc-, y continuar haciéndolas hasta que de positivo.

Si tu ciclo es irregular, la cosa se complica bastante, puesto que en estos casos no es fácil determinar desde que día debemos empezar. Para ello, la mejor opción es determinar el ciclo más corto de los últimos 6 meses y pensar en tu ciclo actual como si fuera el más corto y comenzar a hacer las pruebas tomando esos números de partida.

A diferencia de los test de embarazo, en los de ovulación no debemos utilizar la primera orina de la mañana puesto que la concentración de LH puede ser mayor, lo que daría lugar a falsos positivos.

Es importante seguir cuidadosamente las instrucciones del fabricante, ya que, no todos los test que se venden en el mercado son iguales. Por ello es importante seguir las instrucciones sobre cómo recolectar la orina, cuánto tiempo mantener la tira reactiva en la orina, qué horarios conviene realizar el test, etc.

¿Cuántas veces se debe realizar?

Es recomendable realizar la prueba de ovulación dos veces al día, puesto que el momento de pico de LH puede ser corto y pasarlo por alto.

Para conocer con exactitud y saber perfectamente cuándo ovulas, debes ser paciente y registrar los resultados de los test durante, al menos, 3 ciclos. No hay que olvidar que nuestro cuerpo nos envía señales cuando estamos ovulando, y si prestamos atención, podremos tener más claro cuando está ocurriendo. Para saber si estamos ovulando debemos prestar atención a nuestra temperatura basal, pues esta aumenta ligeramente cuando se produce la ovulación y al moco cervical, que su textura y consistencia pasa de ser seco o viscoso a adoptar un aspecto fluido que se asemeja a la clara de huevo.

Recordad que el uso de los test de embarazo puede ser una herramienta muy útil pero, como todo, debemos utilizarlos sin que nos obsesione y nos produzca un mayor estrés y ansiedad. El estrés y la ansiedad pueden provocar retrasos en la ovulación que a su vez provocan más estrés y ansiedad y convertirse en una especie de círculo vicioso en el que, más que ayudarnos a conseguir un embarazo, nos lo complicará aún más.

Descarga la app aquí