¿Qué es un embarazo anembrionario y por qué se produce?

¿Qué es un embarazo anembrionario y por qué se produce?

2560 1707 María Blanco Brotons

Aunque suene sorprendente, se cree que la mitad de las concepciones acaban en aborto espontáneo. Muchas veces ocurre tan pronto que ni nos damos cuenta de que un espermatozoide ha llegado a unirse con nuestro óvulo. El embarazo es un proceso muy complejo que necesita de varios factores para que se de correctamente. El más frecuente de los abortos espontáneos es el conocido como embarazo anembrionario. Este sucede cuando el óvulo fertilizado se implanta en la pared del útero pero el embrión no se desarrolla, es, dicho de forma simple, como un embarazo sin bebé.

Se calcula que los embarazos anembrionarios se dan en el 50% de los casos de abortos espontáneos que ocurren en el primer trimestre. Cuando esto pasa, el óvulo resulta correctamente fecundado, se implanta en el útero y se llega a desarrollar el saco embrionario, pero sin que este albergue ningún embrión en su interior.

¿Cómo se puede llegar a este tipo de embarazos anembrionarios ? 

Se puede llegar a este tipo de embarazos de distintas formas: puede que después de la fecundación se interrumpa la división celular, o que continúe, llegando a formar el saco gestacional y el trofoblasto pero no el embrión. A veces llega a iniciarse el desarrollo embrionario, pero este se interrumpe cuando mide, aproximadamente un milímetro, sin que pueda llegar a ser detectado en una ecografía.

En el 80% de los casos, detrás de un embarazo anembrionario, suelen haber fallos genéticos o cromosómicos en el óvulo y/o espermatozoides. Estos fallos generan un error en la codificación de la fecundación e impiden el correcto desarrollo del embrión en sus primeras etapas de vida.

Dado que las capas celulares que forman la bolsa gestacional si crecen y secretan la hormona hCG, el test de gestación sigue dando positivo y la mujer nota todos los síntomas habituales de embarazo, como náuseas o aumento de sensibilidad en las mamas. Sin embargo, la ecografía muestra un saco embrionario dentro del útero pero sin embrión. Antes de la semana 10-12 lo habitual es que disminuyan o desaparezcan los síntomas de embarazo y en cambio aparezcan los síntomas de aborto espontáneo como sangrado vaginal y fuertes dolores.

Diagnostico del embarazo anembrionario.

El diagnóstico se realiza mediante ecografía. Normalmente si en una primera ecografía no se ve al embrión, se suele repetir a la semana siguiente, para confirmar si se ha formado o no, y si hay latido. Si entre la semana 6-7 no es posible escuchar el latido del feto, no se observa la vesícula vitelina y los síntomas de embarazo remiten, el diagnóstico de embarazo anembrionario suele ser definitivo.

El aborto es inevitable cuando se da esta circunstancia. Si se ha prolongado mucho en el tiempo puede ser necesario hacer un tratamiento médico o  legrado. Hay ocasiones en que suceden sin que la madre sea consciente siquiera de haber sufrido un aborto, confundiéndose con una menstruación. También se recomienda hacer un estudio genético del producto extraído.

Un aborto anembrionario no significa ni que exista más riesgo de sufrir un segundo ni que la mujer o el hombre presenten problemas de fertilidad. El habitual poder quedar embarazada una segunda vez sin ningún problema, especialmente tras recibir el tratamiento oportuno según el caso concreto. Sin embargo, si fuera recurrente y se repitiera más veces de manera consecutiva si podría haber un problema genético en la pareja que estuviera impidiendo el desarrollo del embrión.

Descárgala en Google Play