Embarazo después de un aborto, ¿cuánto tiempo he de esperar?

Embarazo después de un aborto, ¿cuánto tiempo he de esperar?

1080 768 María Blanco Brotons

Un aborto puede resultar un episodio bastante traumático para aquellas parejas que están buscando un embarazo. Las consecuencias psicológicas que puede generar esa pérdida dependen de cada mujer y, antes de entrar en consideraciones biológicas o físicas, es importante remarcar que antes de buscar un nuevo embarazo es importante que la mujer haya asimilado -que no olvidado- la pérdida anterior. El tiempo que cada persona o pareja tarde en afrontarlo es terreno exclusivo de cada uno.

Embarazo tras el aborto

Ahora bien, si nos centramos en consideraciones biológicas, según la OMS hay que esperar al menos 6 meses para intentar concebir otra vez -aunque esto es porque reconocen que este es el tiempo mínimo necesario para pasar el duelo-, sin embargo, muchos profesionales aseguran que el organismo no sólo está preparado para afrontar un nuevo embarazo mucho antes, sino que incluso habría mayores beneficios si no dejamos pasar tanto tiempo, como menores probabilidades de sufrir otro aborto, de tener un embarazo ectópico, un parto prematuro o un bebé con bajo peso. Si bien, en general se recomienda esperar al menos 3 meses -o la presencia de dos menstruaciones- para intentar un nuevo embarazo tras un aborto, este tiempo también va a variar bastante dependiendo de las causas y el momento de gestación en el que se produjo el aborto.

Un aborto provoca sangrados que pueden durar más o menos tiempo en función de las semanas de embarazo. Además, si el aborto ha sido incompleto, el ginecólogo tendrá que actuar, ya sea mediante un tratamiento conservador con pastillas o mediante un legrado para eliminar los restos que queden en el útero; después es normal que la mujer manche durante unos días. Mientras duran los sangrados es difícil que se reanude la ovulación. Por eso, los especialistas recomiendan evitar las relaciones sexuales durante el sangrado y no intentar un nuevo embarazo hasta que el organismo se haya recuperado por completo de los cambios sufridos y también para evitar una posible infección.

después de un aborto cuanto tiempo esperar para intentarlo de nuevo

Entonces, ¿puedo quedar embarazada después de un aborto?

Para que la función ovárica y el ciclo menstrual vuelvan a la normalidad después de un aborto, suele llevar entre uno y dos meses, si bien durante ese tiempo, suelen darse alteraciones hormonales que afectan de manera diferente a cada mujer. Asimismo, también es completamente normal que después de una pérdida gestacional la primera regla tarde en llegar o que sea más abundante.

Esta primera menstruación indicará que nuestro ovario ha recuperado funcionalidad, sin embargo, es difícil determinar cuándo tiene lugar el periodo ovulatorio esos primeros meses, por lo que, al existir riesgo de embarazo se recomienda tomar medidas preventivas -normalmente preservativo- hasta que pasen al menos un par de ciclos.

Asimismo, cuando la interrupción del embarazo se da en estados muy avanzados, se requiere una recuperación física y emocional más duradera, ya que suelen haber estados de ansiedad, miedo, nostalgia, culpabilidad, etc. Si bien la recuperación del organismo requiere aproximadamente el mismo tiempo que un postparto, la recuperación emocional va a depender únicamente de cada madre.

Fertilidad después del aborto

Una de las cuestiones que más preocupan a las mujeres que desean ser madres y han sufrido un aborto es si ese hecho es indicador de que tengan un problema de fertilidad o de que existan anormalidades en nuestro organismo. Sin embargo, no deben preocuparse demasiado, puesto que la probabilidad de embarazo en mujeres que han tenido un aborto suele ser la misma que en mujeres que jamás hayan sufrido uno. La mayoría de las mujeres que han tenido un aborto logran tener embarazos saludables más adelante. Sin embargo, esto no es así, cuando se dan abortos de repetición -3 o más pérdidas gestacionales- o abortos consecutivos; cuando esto sucede si se considera que exista un problema de fertilidad que debe ser estudiado por un especialista para dilucidar las causas que lo puedan estar provocando. Estas causas pueden ser ocasionadas tanto por la madre como por el padre.