¿En qué consiste una transferencia embrionaria?

¿En qué consiste una transferencia embrionaria?

2560 1707 María Blanco Brotons

La transferencia embrionaria es la introducción del o los embriones seleccionados en laboratorio dentro del útero materno. Es el punto culminante de los tratamientos de reproducción asistida que implican realizar la fecundación del óvulo en el laboratorio, como la FIV, la ovodonación, embrión adopción o la utilización de embriones criopreservados. Es técnicamente un procedimiento sencillo y uno de los momentos más emotivos de todos estos procesos.

La transferencia embrionaria consiste en trasladar el embrión o embriones desde el laboratorio al lugar específico para su desarrollo, es decir, el útero materno. Es un procedimiento muy sencillo que no requiere de anestesia y que para su realización la mujer debe colocarse en la misma posición que para una revisión ginecológica.

Los pasos de la transferencia embrionaria son los siguientes:

-Colocar un espéculo en la vagina.

-Limpiar la vagina con suero fisiológico.

-Retirar las secreciones vaginales, cervicales y los restos de medicación intravaginal.

-Cargar el o los embriones en el catéter.

-Introducir el catéter por la vagina hasta llegar al útero. Este paso suele realizarse bajo guía ecográfica para poder visualizar el endometrio y asegurarnos de ubicarlos en la zona más adecuada.

-Depositar lenta y cuidadosamente el o los embriones a 1 centímetro del fondo uterino o en el tercio medio del útero.

-Retirar suave y lentamente el catéter y comprobar que el embrión no se ha quedado en él.

Portrait of young couple expecting baby. Isolated on white.

Se suele recomendar que tras este procedimiento la paciente se tome unos minutos de reposo, tras los cuales puede volver a sus actividades cotidianas, evitando, eso sí, realizar esfuerzos innecesarios.

Transferencia embrionaria vs implantación del embrión.

No debemos confundir la transferencia embrionaria con la implantación del embrión; la implantación es el proceso por el cual el embrión que se ha transferido, consigue continuar su evolución y anidar en el útero de la futura madre. Por otro lado, no hay ningún síntoma después de la transferencia embrionaria que nos indique que la FIV ha tenido éxito; los síntomas después de una transferencia embrionaria dependen de cada mujer, tanto la presencia como la ausencia de estos no es indicativo del éxito.

El día en el que se debe realizar la transferencia embrionaria lo decide siempre el especialista después de analizar cada caso de manera particular. Además de la calidad de los embriones se debe tener en cuenta el estado del endometrio y los resultados de los ciclos previos de FIV. Por lo general, se suele transferir el quinto día de desarrollo embrionario, aunque puede ser en cualquier momento del desarrollo embrionario, siempre y cuando el endometrio esté receptivo. Aunque lo más habitual sea hacer la implantación el día 5, cuando el embrión está en estado de blastocisto, hay centros en los que se transfiere en estado de cigoto, en día 2 o en estadio de mórula o en día 3, en estadio embrionario temprano. Todos estos momentos ofrecen sus ventajas y desventajas.

Tipos de transferencia embrionaria

Podemos hablar de dos tipos de transferencia embrionaria: en fresco o diferida. Las primeras se refiere a embriones frescos, que se transfieren en el mismo ciclo en el que se han creado, para el segundo tipo, los embriones se congelan para ser transferidos en otro ciclo. Esta transferencia recibe el nombre de criotransferencia o transferencia de embriones congelados y se utiliza cuando no se pueden transferir en el mismo ciclo en el que se ha hecho la punción.

Sobre el número de embriones que se deben o pueden transferir, en la mayoría de los centros españoles se procura que sea solo uno, sin embargo, se debe individualizar cada caso en función de la edad, del número de hijos previos, de la patología uterina, de la calidad embrionaria, etc. El límite que marca la ley en nuestro país es el de transferir un máximo de 3 embriones a la vez. El número de embriones a transferir es importante de cara a conseguir un embarazo, pero lo más relevante no es el número, sino su calidad. Tender a la transferencia única es la mejor manera de evitar gestaciones de gemelos y los riesgos que esto supone para la salud de la madre y los hijos. En cualquier caso, la decisión última sobre el número de embriones a transferir se toma teniendo en cuenta el deseo de la paciente tras haber informado y detallado todos los riesgos y beneficios de ambas opciones.

Descarga la app aquí