Importancia de la pareja: “Gracias a la ciencia, y a su apoyo, hemos cumplido nuestro sueño”

Importancia de la pareja: “Gracias a la ciencia, y a su apoyo, hemos cumplido nuestro sueño”

Importancia de la pareja: “Gracias a la ciencia, y a su apoyo, hemos cumplido nuestro sueño”

3596 2397 Carolina -Mamá Ríe

Toda una vida juntos, toda una vida planeando un futuro como familia… Nuestra historia empezó muy pronto, ¡éramos tan jóvenes! Él 17 y yo 14 años… unos niños. Pero no por ello nuestra relación tardó en hacerse sólida, fuerte como una piedra… no podíamos pasar el uno sin el otro.

Muy pronto, como si se tratara de un juego, empezamos a hablar de nuestro futuro en común, a imaginar cómo sería y por supuesto una parte muy importante de ese futuro serían nuestros hijos… sí, así, en plural. Porque aunque no era mucho de niños, siempre tuve claro que que sería madre de más de uno. Pero él, él siempre se ha desvivido por los niños, le entusiasman, veía a un bebé y no podía evitar soñar con tener el nuestro.

¡Qué pena! ¿Cómo podíamos pensar que cumplir nuestro sueño nos iba a costar tanto?

El tiempo pasaba y ese niño tan deseado no llegaba, todos los meses aparecía la maldita menstruación puntual y la caída cada vez era mayor. Él no dejaba de tenderme la mano para superar la impotencia y la frustración. Sí, era consciente de que éramos jóvenes y con una vida por disfrutar, no teníamos ninguna prisa, pero yo que no soy persona de esperar a verlas venir tenía que hacer algo.

Importancia de la pareja en la búsqueda de embarazoDespués de un tiempo de búsqueda, echándole mucha paciencia, intentando no dejarnos llevar por la desesperación, decidimos ponernos en contacto con el que por entonces era mi ginecólogo, sí, ese que nos quitó la vida con su crueldad: “ni con un milagro lograréis ser padres”. Empezó haciéndome a mí varias pruebas, todas con resultado normal y aun así me sometió a un tratamiento de Omifín durante 4 ciclos… sin resultado alguno como era de esperar.

Ya por aquel entonces, y como si de una visión premonitoria se tratara, mi marido comenzó a preocuparse y no paraba de pedir al ginecólogo que le hicieran las pruebas a él, que quizá estaba ahí el problema. Pero no, seguía con la atención focalizada en mí, este hombre se empeñó en que el problema tenía que ser mío. Ojalá, ojalá todo el peso de la infertilidad hubiera caído sobre mí.

Pasamos un tiempo muy doloroso en el que todo nos hacía daño y aun así él siempre estaba ahí para secar mis lágrimas cuando las suyas le ahogaban por dentro. Tuve que ver como mi gran apoyo se derrumbaba ante mis ojos, como su sentimiento de culpa no le dejaba vivir… y aun así fue mi oxígeno para respirar, mi razón para todo, para seguir viviendo.

Podría ser exacta: recuerdo como si hubiera sido ayer aquel día en el que me aseguró que pasaríamos con éxito las entrevistas de valoración para la Adopción, o aquel otro en el que inmersa en una primera betaespera angustiante me prometió que todo saldría bien mientras estuviéramos juntos, o cuando tras el primer aborto no se permitió pasarlo mal para que yo estuviera bien y tras el segundo tan solo me abrazó y lloró conmigo. Pero lo que constantemente resuena en mi mente y en mi corazón es que siempre me prometió que hoy, mañana o tras pasar una eternidad seríamos felices.

No, gracias a la Reproducción Asistida no tuvo que pasar una eternidad, aunque en ocasiones nos lo pareció. Pero sí un laaargooo proceso de Adopción Internacional aún inacabado, tres tratamientos fiv-icsi con todo lo que conlleva, dos abortos y un pequeño susto en el último embarazo.

Lo dicho, gracias a la ciencia, y yo de mi cuenta añado, a su gran apoyo, a día de hoy hace 5 años que estamos disfrutando de nuestro sueño cumplido.

Él siempre fue y es mi gran pilar, mi sustento, el que entre tantas idas y venidas de acontecimientos, sentimientos y emociones me ha mantenido en pie, y lo que es más importante, me ha hecho feliz.

Gracias por estar siempre a mi lado, sin tí no hubiera podido ni siquiera intentarlo.

Carolina, autora de Mamá RíeCarolina
Psicóloga, asesora de lactancia materna y autora del blog Mamá Ríe
Instagram: @mamarieummf
Twitter: @mamarieummf

Carolina -Mamá Ríe

Psicología, Asesora de Lactancia Materna y Autora del blog Mamá Ríe; aunque lo más importante es ser mamá las 24 horas del día.

Todos los relatos por:Carolina -Mamá Ríe
2 comentarios
  • Hola Carolina ,soy Patri
    Me ha encantado tu historia, y se me han saltado hasta las lágrimas. Yo, por suerte mía, también tengo mi marido que siempre está a mi lado, me apoya y me hace feliz. Estamos en lista de espera por IA o FIV ( aún tienen que valorar)y se que es muy difícil pasar por todo esto. Gracias a el puedo seguir adelante.
    También empezamos muy jóvenes y hablábamos de como serían nuestros hijos…espero que algún día no muy lejano podamos ver realmente como son.
    Gracias

    • Carolina -Mamá Ríe 17 mayo, 2017 at 10:35

      Hola Patri

      Me alegro que te haya emocionado mi historia. A veces no valoramos la importancia de tener a alguien a nuestro lado, siempre se da por hecho que la que sufre es la mujer y lo tiene que hacer en silencio. La infertilidad es cosa de dos y no es que estén a nuestro lado y nos apoyen, es que ellos sufren igual que nosotras porque es un problema que les afecta directamente. En mi caso, mi marido lo pasó, me atrevería a decir, peor que yo, porque además tuvo que lidiar con su sentimiento de culpa.
      Patri, si realmente deseáis con toda vuestra alma ser padres, luchad por ello, solo así lo conseguiréis, estoy segura.
      Te deseo mucha suerte y fuerza en este proceso. Que todo te vaya bien y pronto puedas ver su sueño reflejado en una sonrisa.
      Un beso.

Dejar una Respuesta

Carolina -Mamá Ríe

Psicología, Asesora de Lactancia Materna y Autora del blog Mamá Ríe; aunque lo más importante es ser mamá las 24 horas del día.

Todos los relatos por:Carolina -Mamá Ríe