Adoptar un bebé ¿cuándo y cómo dar ese paso?

Adoptar un bebé ¿cuándo y cómo dar ese paso?

1080 768 María Blanco Brotons

La maternidad, en toda su grandeza, no consiste únicamente en dar a luz a un bebé. Ser madre -y padre- es mucho más que eso, e incluso, puede saltarse ese paso. Hay muchas razones que pueden llevar a una pareja a decidirse por la adopción; hay quienes toman este camino ante la imposibilidad o dificultad de tener hijos y quienes deciden hacerlo pese a tener todas las capacidades de engendrar y gestar un hijo biológico. ¿Cuándo dar el paso de adoptar? Cuando uno sienta que así es como quiere desarrollar su maternidad y paternidad y que no existe nada en el mundo que desee con más fuerza.

La adopción es una acto jurídico por el que una persona menor de edad pasa a ser hijo o hija de unos padres -o sólo de uno de ellos- que no son sus padres biológicos. La adopción no puede deshacerse pues, a efectos legales, el hijo adoptado es exactamente igual que uno biológico y sus padres tienen los mismos deberes con él, es decir, aquellos que le supone la patria potestad. De la misma manera que los hijos adoptados tienen las mismas obligaciones que tendría con respecto a sus padres biológicos.

Es decir, que la adopción de un niño -independientemente de los motivos que lleve a unos padres a tomar esa decisión- implica asumir las mismas responsabilidades que se deben asumir cuando decidimos traer un hijo al mundo y deben ser conocidas de antemano, pues si no, el proceso de adaptación y la convivencia tanto de los padres como de los niños pueden verse seriamente comprometidos. Además de cubrir sus necesidades vitales un niño debe poder vivir en un hogar armonioso, con padres que lo amen y apoyen y sobre todo, especialmente comprensivos con él o ella. La adopción siempre ha de entenderse como la aceptación de un hijo más, nunca como un acto solidario.

Requisitos para la adopción de un niño en España

Los requisitos para poder adoptar en España son:

  • Haber cumplido 25 años -al menos uno de los miembros de la pareja-,
  • Que el que adoptante tenga más de 14 años que el adoptado y nunca una diferencia de edad superior a 40 años,
  • Que reúna ciertas características psicológicas y económicas y si se trata de una pareja, que hayan convivido juntos al menos durante 2 años. No es necesario que sean matrimonio -se permite la adopción a las parejas de hecho- excepto en el caso de que se trate de una pareja homosexual, en cuyo caso, en nuestro país, si se exige que estén casados.

Tanto para adoptar un niño o una niña en España como en el extranjero existen una serie de trámites por los que hay que pasar. Para hacerlo en nuestro país los padres deben acudir a los Servicios de Protección de Menores de su comunidad y solicitar un certificado de idoneidad. A partir de entonces comienza un proceso de entrevistas y visitas para conocer el domicilio en el que pasaría a vivir el niño o la niña, además de la presentación de numerosos documentos. Asimismo, durante este tiempo hay que realizar un curso de preparación. Una vez superado este proceso, si se concede la idoneidad, se pasa a formar parte de una lista de espera hasta que se le proponga un menor para adoptar. Después de un periodo de acogimiento familiar preadoptivo, si todo va bien, la entidad pública propone la adopción, que tiene que ser aprobada por el juez.

Si se trata de una adopción en el extranjero, lo primero es pedir una solicitud en el organismo que gestione los procesos de adopción en nuestra comunidad. Entonces comienzan un proceso administrativo que llega hasta el país donde se vaya a adoptar y es ahí donde se dictará la resolución, normalmente de carácter judicial, aprobando la adopción. Una vez aprobada, se solicita la inscripción en el Registro Civil Consular en el Consulado español del país de origen del niño o la niña. También puede solicitarse que se expidan visados de reagrupación familiar, que habilitan para vivir en España por un período superior a 90 días, para lo cual el cónsul tiene que comprobar que se cumplen los requisitos necesarios para la adopción.

Decarga WOOM en Google Play y en la Apple Store

Adoptar a un niño o una niña requiere de una mayor dosis de comprensión, paciencia, esfuerzo y amor dado que generalmente no conocemos las duras situaciones por las que han pasado estos niños. Muchas veces llegan con verdaderos traumas y desequilibrios emocionales que hay que saber entender. Por ello, antes de tomar esta decisión, se recomienda recibir asesoramiento tanto jurídico como psicológico.

La llegada de un niño o una niña a su nuevo hogar debe ser lo más sano y tranquilo posible, iniciando un acercamiento paulatino, con expresiones de cariño sinceras y graduales, de manera que se vayan incrementando con el tiempo y con los momentos en familia. La “gestación” de un niño adoptado suele ser mucho más larga que la de uno biológico, sin embargo, la alegría y emoción que supone criarlo día a día no es diferente a la de uno biológico; recuerda, la sangre hace parientes, pero el amor hace familias.

Descárgate WOOM aquí