Mito o verdad ¿la vagina se puede cerrar por no tener relaciones en la menopausia?

Mito o verdad ¿la vagina se puede cerrar por no tener relaciones en la menopausia?

Mito o verdad ¿la vagina se puede cerrar por no tener relaciones en la menopausia?

2560 1707 María Blanco Brotons

El vaginismo es una disfunción sexual femenina que dificulta cualquier tipo de penetración en la vagina debido a que se produce una contracción involuntaria de los músculos que la rodean. Esta sensación de tener la vagina cerrada es un problema que puede surgir por distintos motivos, tanto físicos como psicológicos. ¿La vagina se puede cerrar por no tener relaciones en la menopausia?La falta de relaciones sexuales no suele ser uno de ellos, aunque si pudiera serlo algunos de los problemas asociados a la menopausia.

¿la vagina se puede cerrar por no tener relaciones en la menopausia?

La menopausia genera una serie de cambios en el organismo de la mujer que, sin duda, afectan a su vida sexual. El descenso de estrógenos provoca, entre otras cosas, una falta de deseo sexual, una menor lubricación, una menor intensidad en la excitación y el orgasmo e incluso dolor durante el coito. Estos factores, pueden hacer que muchas mujeres en edad de menopausia no tengan tantas ganas de mantener relaciones sexuales.

Esta falta de deseo en esta etapa de la vida es algo que se puede tratar. La respuesta sexual femenina es bastante compleja y uno de los elementos que más influyen en ella es el cerebro. El sexo no termina en la menopausia, sino al contrario, se abre un nuevo mundo de experiencias que, si queremos, podremos reconducir y disfrutar.

Por otra parte, el vaginismo, o esa sensación de tener la vagina cerrada, es una condición que puede ocurrir a cualquier edad. Consiste en una contracción involuntaria e inconsciente de los músculos del suelo pélvico que rodean la vagina, lo que provoca el cierre total o parcial de esta, lo que ocasiona dolor, ardor o incomodidad no sólo en las relaciones sexuales con penentración, si no también, al ir a introducirnos un tampón o durante una exploración ginecológica.

¿Por qué se produce el vaginismo?

El vaginismo no se produce por falta de relaciones sexuales. Normalmente, el origen de este problema se encuentra en una combinación de causas físicas y psíquicas que provocan que el cuerpo reaccione de esta manera. Muchas veces, la propia mujer que sufre vaginismo no entiende por qué le ocurre esto.

Cuando el cuerpo se anticipa a un momento de dolor, la reacción inconsciente es la contracción de los músculos. De esta manera, si nuestro cerebro asocia las relaciones sexuales con dolor, ansiedad o incomodidad física o psíquica, la reacción será la de contraer los músculos y cerrar así la vagina. Esto genera un círculo vicioso, es decir, el cuerpo se anticipa al dolor y contrae los músculos del suelo pélvico, esa contracción genera más dolor, el cuerpo se resiste a mantener relaciones sexuales, la resistencia a mantener relaciones genera frustración y ansiedad que a su vez inhibe el deseo… de esta forma, el sexo se vuelve cada vez más doloroso, incómodo, desagradable e incluso traumático y nuestro cuerpo refuerza e intensifica su respuesta.

Detrás del vaginismo suele haber problemas de abusos sexuales, experiencias familiares represivas, problemas de pareja, una educación sexual inadecuada, un parto doloroso, una cirugía pélvica y los cambios hormonales y la falta de lubricación vaginal puntual que puede provocar la menopausia.

La falta de relaciones sexuales en sí, no provoca vaginismo, son todos los factores asociados que hemos comentado antes, lo que si puede agravar el problema. Si crees que estás sufriendo de vaginismo, es recomendable ponerte en manos de un especialista en terapias sexuales.

Descarga la app aquí