Pomeroy o ligadura de trompas, ¿es reversible?

Pomeroy o ligadura de trompas, ¿es reversible?

1080 768 Daisy Rosas

La ligadura de trompas, también conocida como Pomeroy, o cirugía Pomeroy, es el nombre del tipo de cirugía más común que se hace para ligar las trompas, es decir, de llevar a cabo la forma quirúrgica de esterilización femenina.

La ligadura de trompas o Pomeroy es un método anticonceptivo permanente que consiste en bloquear las trompas de Falopio mediante grapas o anillos de plástico y cortar la parte de las trompas que queda entre ambas. De esta manera se impide la fecundación, ya que los espermatozoides son incapaces de alcanzar el óvulo. Si bien es una intervención sencilla, -apenas dura media hora y no suele requerir hospitalización, ya que la mujer suele abandonar el hospital entre 2 y 6 horas después de la operación- al ser un método quirúrgico y permanente requiere que la mujer que vaya a someterse a este tipo de intervención esté muy segura de su decisión. Si en el futuro quisiera recuperar la fertilidad, deberá someterse de nuevo a otra operación.

Pomeroy

La cirugía Pomeroy le debe su nombre de manera póstuma al médico Ralph Pomeroy, cuyos colegas decidieron poner su nombre a este tipo de cirugía en 1930, cuando él ya la había desarrollado en torno a 1915. Este es el método más empleado de ligadura de trompas -o salpingectomía– y consiste en atar la base de un asa pequeña de la trompa y realizar un corte de unos 3 o 4 centímetros, generalmente en la porción 2 de las trompas. Este método está tan extendido que en muchas ocasiones se utiliza el término “Pomeroy” como sinónimo de ligadura de trompas. Muchos ginecólogos además, cauterizan los muñones en el sitio de corte. Después de varios días, las suturas se absorben y los extremos de las trompas, ya sellados, se separan de uno a tres centímetros. La técnica de Pomeroy sí permite reconstruir las trompas.

¿Es posible el embarazo tras una ligadura de trompas?

Es importante dejar claro que, después de una Pomeroy o ligadura de trompas, los ovarios siguen siendo funcionales, y cada mes algunos folículos se desarrollarán y producirán un ovocito maduro que el ovario expulsará. Una mujer con ligadura de trompas sigue teniendo la regla, puesto que sus ciclos hormonales no se ven alterados y el eje hipotálamo-hipófisis-ovario sigue produciéndose cada mes; así, estos niveles siguen engrosando el endometrio y al no producirse embarazo, este de descama y se transforma en menstruación.

Después de una cirugía Pomeroy puede haber tres formas de que vuelva a darse un embarazo:

  • Podría darse un fallo en el cierre completo de las trompas, lo que haría posible la continuación de la fertilidad -la tasa de embarazo después de una salpingectomía está de 1 por cada 200 casos-
  • También es posible someterse a una operación de reversión de la ligadura, aunque el éxito de este procedimiento no siempre es efectivo y aumenta el riesgo de embarazo ectópico;

Fecundación in vitro:  una mujer que se arrepienta de hacerse una ligadura y desee quedarse embarazada, podría conseguirlo mediante fecundación in vitro.