Miomectomía: pre y post operatorio.

Miomectomía: pre y post operatorio.

1080 720 María Blanco Brotons

Los miomas uterinos son tumores no cancerosos en la matriz que, aunque son benignos, pueden causar problemas de fertilidad, menorragia (sangrados anómalos) pérdida de embarazos y dolor pélvico. Su tratamiento se realiza con medicamentos, o con actitud expectante (observarlos), tratamientos que mediante calor por ejemplo los destruyen, embolizan (les quitan el aporte de sangre) o cirugía, bien a través de miomectomía o histerectomía. En el primero, el médico extrae los fibromas que causan síntomas y deja el útero, mientras que la histerectomía, se extirpa todo el útero. Por ello, la miomectomía es el tratamiento preferido para eliminar miomas en las mujeres que desean tener hijos.

La miomectomía es una intervención importante que puede realizarse mediante laparoscopia o incisión abdominal, tiene bajas tasas de complicaciones y es un tipo de cirugía habitual en ginecología. Si bien tiene pocos riesgos, no deja de ser una cirugía mayor, por lo que entre sus riesgos se incluyen: pérdida excesiva de sangre, adherencias en el útero, infecciones, complicaciones durante el embarazo y parto y posibilidades muy remotas tanto de histerectomía como de que se extienda un tumor canceroso.

Como cualquier otra intervención quirúrgica, la operación de miomas uterinos requiere de la realización de un preoperatorio para conocer el estado de salud de la paciente, así como si es apta o no para la cirugía. Estas pruebas suelen consistir en una analítica completa de sangre, un electrocardiograma y una radiografía de tórax. Además, debes comunicar a tu médico si estás tomando algún medicamento, este te confirmará si debes cambiar tu rutina los días previos a la cirugía. También debes informar si estás consumiendo algún medicamento de venta libre, como vitaminas u otros suplementos dietéticos.

Miomectomía
A una miomectomía hay que llegar en ayunas; antes de la operación, el médico te dirá la cantidad de horas que debes permanecer sin comer ni beber. Tampoco debes tomar alcohol al menos durante las 48 horas anteriores a la operación.
El tiempo que debes permanecer en el hospital dependerá del tipo de intervención que te hayan hecho; generalmente y si no hay complicaciones, suele ser de un día en el caso de laparoscopia y dos cuando se realiza una incisión abdominal. La duración de la intervención también es variable, y depende de distintos factores, como la localización de los miomas, el tipo de miomas, el número que haya que quitar… generalmente el tiempo en el quirófano suele oscilar entre una hora y hora y media.
Tras la operación tu médico te recetará analgésicos orales para calmar el dolor y te indicará cómo cuidarte así como las restricciones en tu dieta y actividades. Ármate de paciencia, la recuperación total tras una operación de miomas uterinos suele ser de entre 10 y 15 días cuando se realiza con laparoscopia y de alrededor de un mes en el abordaje abdominal.
Es normal que después de la intervención tengas un pequeño sangrado o manchado vaginal, similar a una pequeña menstruación, que puede durar varios días. No te asustes; debes usar compresas. Por ello, debes tener preparadas compresas en casa para después de la intervención. Acude al médico si el sangrado es abundante.
Tras una miomectomía la mayoría de las mujeres experimentan un alivio de signos y síntomas molestos, como sangrado menstrual excesivo, dolor pélvico y presión. Asimismo, también mejora su fertilidad. Para que cicatrice el útero se recomienda esperar a gestar un plazo aproximado de seis meses a un año tras la cirugía.

Descarga WOOM en Google Play
Fuentes:

https://www.mayoclinic.org/es-es/tests-procedures/myomectomy/about/pac-20384710
https://www.operarme.es/noticia/497/recomendaciones-previas-a-la-operacion-de-miomas-uterinos/
https://www.rmact.com/es/el-tratamiento-de-la-esterilidad/la-cirugia-en-el-tratamiento-de-la-esterilidad/miomectomia