¿Cuáles son los síntomas y efectos del cólico menstrual?

¿Cuáles son los síntomas y efectos del cólico menstrual?

1080 720 María Blanco Brotons

Los cólicos menstruales son un tipo de dolor de abdominal o pélvico intenso que ocurre antes de la menstruación o en los primeros días. Este tipo de dolor también se conoce por el nombre de dismenorrea, y afecta a entre el 25 y el 60% de las mujeres. De estas, en el 10-15% de los casos, los dolores son de intensidad severa. Pese a ser tan común, debemos considerar la relevancia de este dolor, ya que es una causa importante de incapacitación laboral, de automedicación y de consulta.

El tipo de dolor más común de la dismenorrea se debe a los cólicos menstruales, que además de dolores abdominales también suele acompañarse de náuseas, vómitos, dolor en la espalda baja, diarrea y dolor de cabeza. El dolor suele ser como calambres o agudo, intermitente, pero también puede ser sordo y constante.

La dismenorrea se clasifica según dos tipos: primaria y secundaria. Ambas tienen diferentes causas.

Los cólicos que se producen por dismenorrea primaria son los más comunes. La mayoría de personas comienza a notar los cólicos menstruales alrededor de 6 meses a un año después de su primera menstruación. Normalmente se sienten justo antes o en el momento que comienza el sangrado en cada ciclo. Usualmente duran de uno a tres días. Puede que comiencen fuertes y después se mejoren cuando pasan las horas, o que lleguen y se vayan inesperadamente. Los cólicos pueden ser casi imperceptibles o bastante dolorosos y severos.

 

cólico menstrual

La causa suele ser tener demasiadas prostaglandinas, que son unas sustancias que hacen que los músculos del útero se contraigan y relajen. Este tipo de cólicos suelen aparecen en la juventud y a medida que se envejece se va suavizando. La dismenorrea primaria también suele mejorar después de haber dado a luz.

La dismenorrea secundaria suele comenzar más tarde en la vida. Cuando sufrimos cólicos causados por dismenorrea secundaria suele ser debido a enfermedades que afectan al útero u a otros órganos reproductivos, como la endometriosis, la adenomiosis o los fibromas uterinos. El dolor y los cólicos de este tipo suelen empeorar con el tiempo. Generalmente empiezan antes de que empiece el periodo y continuar hasta después de que termine.

La falta de ejercicio o la ansiedad por la menstruación también contribuyen a la aparición de los cólicos menstruales.

Otras causas menos frecuentes que también originan cólicos menstruales son: las anomalías genéticas, los quistes o tumores en los ovarios, la enfermedad inflamatoria pélvica o el uso del DIU.

Cuando los cólicos son moderados y nos ocurren siendo jóvenes, no hay motivo de alarma. En caso de dismenorrea primaria, las medidas de tratamiento generales como tener un sueño adecuado, practicar ejercicio habitual, aplicar calor y dieta baja en grasa y tomar complementos nutricionales, como ácidos grasos omega-3, linaza, magnesio, vitamina B1, vitamina E y zinc suelen aliviar y mejorar los síntomas. También puedes disminuir la intensidad del dolor con medicamentos antiinflamatorios contra el dolor, como el ibuprofeno.

Si tu periodo es abundante, irregular o extremadamente doloroso, es importante para tu salud intentar encontrar la causa de estas irregularidades.

Cuando los cólicos se deben a una dismenorrea secundaria, debes acudir al médico para que determine cuál es la condición que los está provocando. El médico preguntará por el dolor y los antecedentes médicos, incluidos los antecedentes menstruales y a continuación realizará una exploración física. Los antecedentes clínicos y la exploración física pueden indicar la causa de los cólicos y las pruebas que deben realizarse.

 

Fuentes:
https://medlineplus.gov/spanish/periodpain.html
https://www.msdmanuals.com/es-es/hogar/salud-femenina/trastornos-menstruales-y-sangrados-vaginales-an%C3%B3malos/c%C3%B3licos-menstruales