La regla, ¿es contagiosa?

La regla, ¿es contagiosa?

1920 1280 Daisy Rosas

Existe una idea que afirma que cuando varias mujeres conviven o pasan muchas horas juntas, sus reglas tienden a sincronizarse. Los primeros estudios que apuntaron este fenómeno los llevó a cabo la psicóloga Martha McClintock quien defendía que la causa provenía de las feromonas. Hoy en día este fenómeno no está comprobado y aunque sigue resultando controvertido, las investigaciones más serias lo sitúan en el campo de las leyendas urbanas.  

Sinncronización de las reglas

Uno de los fenómenos más comentados y discutidos en torno a la menstruación, es la supuesta sincronización que existe con las reglas de las mujeres que conviven juntas. Este hecho ha llegado incluso a despertar la curiosidad de algunos científicos, que se han lanzado a averiguar cuánto hay de cierto y cuánto de leyenda urbana en una idea que lleva en boca de todos desde hace varias décadas.

Hay un sentimiento sorprendentemente común que coincide en afirmar que las mujeres que comparten un largo periodo de tiempo junto a otras mujeres; hermanas, compañeras de piso, de trabajo… acaban coincidiendo en los días que tienen la regla. La primera persona que se tomó en serio estas sospechas fue Martha McClintock, una psicóloga estadounidense que en 1971 publicó un estudio en la revista Nature en la que afirmaba que la culpa de este fenómeno la tenían las feromonas. Para llegar a esta conclusión, McClintock estudió a 135 mujeres de una residencia de estudiantes, las cuales, comenzaban a sincronizar sus ciclos a los cuatro meses de convivencia y para cuando llegaban al séptimo, la coincidencia era total, pero únicamente entre compañeras de habitación o amigas íntimas.

Al principio no supo darle una explicación coherente, no fue hasta casi treinta años después que planteó como posible causa de este fenómeno a las feromonas. Según la teoría de McClintock, las feromonas son unas moléculas a través de las cuales los humanos nos relacionamos de manera química entre nosotros. Las secretamos al sudar o a través de la orina y se elevan en el aire haciendo que las respiremos, sin percibir su olor ni nada de ellas. Según la teoría de McClintock para que esta reacción química surta efecto en nuestro organismo hace falta compartir una relación estrecha entre las mujeres.

Regla, feromonas o ninguna de las anteriores…

Sin embargo, las investigaciones actuales no le dan la razón a la psicóloga, ya que, para empezar, ni siquiera está comprobado que los seres humanos tengamos feromonas. En los últimos años las evidencias parecen apuntar a que la extraña sincronización menstrual no es más que un mito dudoso, sin embargo, tampoco en eso existe consenso.

Desde la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia hay quien apunta a que una explicación probable podría tener relación con el hipotálamo, la parte del encéfalo encargada de regular los ciclos menstruales, entre otras cosas. Esta teoría considera que el hecho de que las mujeres reciban los mismos estímulos, las mismas horas de luz y la misma temperatura, al estar en el mismo entorno, podría influir en que la regla se diera de manera simultánea. Sin embargo, tampoco esta teoría goza de unanimidad.

En este momento, la supuesta sincronización no es un fenómeno comprobado ni mucho menos concluyente. Además, cuando se ha dado, ha sido durante un momento temporal que no suele durar demasiado, esto ha llevado a algunos expertos a darle una explicación matemática, en la que, teniendo en cuenta, que la duración de los ciclos varía entre los 24 y los 32 días, es normal que con el paso de las semanas estos acaben solapándose, especialmente si tenemos en cuenta que muchas veces hay variaciones por motivos relacionados con el estrés u otras cuestiones.