El peso y la regla, ¿están relacionados?

El peso y la regla, ¿están relacionados?

1080 768 Daisy Rosas

El aumento o la disminución de peso corporal en las mujeres está muy ligado con los cambios que se producen durante el ciclo menstrual y las fluctuaciones hormonales que experimentan durante su vida fértil. Si eres de las que se nota más pesada cuando le va a venir la regla, ¡no te preocupes, no eres la única! De hecho, formas parte de la mayoría, ya que se estima que les pasa a cerca del 70% de las mujeres.

Cambios de peso con la menstruación

El aumento de peso los días previos y los primeros días de la menstruación es un fenómeno muy común. Este aumento de peso se debe a la retención de líquidos y es uno de los síntomas más característicos del periodo premenstrual. Los días previos a la llegada de la regla los niveles de progesterona caen en picado lo que provoca -entre otras cosas- que se retenga mucho líquido, razón por la que es habitual sentirse más hinchada de lo habitual. Asimismo, durante la menstruación el útero está más inflamado lo que contribuye a favorecer la sensación de estar más hinchada. En esta fase el peso de una mujer suele aumentar entre un kilo y un kilo y medio, aunque ¡no te preocupes mucho! Volverás a perderlos cuando te venga la menstruación, momento en el que lo normal es ir perdiendo estos kilos paulatinamente.

La ganancia de peso por retención de líquidos durante la menstruación es más frecuente en mujeres mayores de 30 años, cuando los niveles normales de hormonas empiezan a disminuir. Asimismo, si los niveles de progesterona son bajos, o hay un exceso de estrógenos por ejemplo, por estrés, desequilibrio emocional o nerviosismo, la retención puede resultar aún mayor y llegar fácilmente a aumentar 2 o 3 kilos.

Retención de líquidos y menstruación

Para luchar contra este tipo de aumento de peso premenstrual por retención de líquidos hay que prestarle especial atención a la alimentación y controlar el consumo de sal, beber mucha agua, eliminar la cafeína y aumentar la ingesta de alimentos diuréticos como espárragos, alcachofas, fresas, calabacín, piña, etc… así como los ricos en fibra y en vitamina B6. Intentar hacer más comidas a lo largo del día y en pequeñas cantidades también suele ir bien contra la retención de líquidos. Asimismo, el ejercicio es sumamente importante para ayudar al organismo a regular los fluidos y reducir los kilos ganados por esta acumulación.

Decarga WOOM en Google Play y en la Apple Store

Hay algunas hierbas, como el diente de león, que tomadas en infusión también ayudan a disminuir la retención de líquidos.

Sin embargo, aunque todas estas medidas favorezcan la no retención de líquidos, hay algunas mujeres para las que no supondrá una solución completa. No obstante, recomendamos seguir estas indicaciones y tomarlo con paciencia, al fin y al cabo, este tipo de aumento de peso no deja de ser una cosa transitoria.

Descárgate WOOM aquí