Tampones, copa menstrual, compresas y bragas menstruales: pros y contras

Tampones, copa menstrual, compresas y bragas menstruales: pros y contras

2560 1707 María Blanco Brotons

Afortunadamente cada vez son más las opciones que tenemos para controlar el flujo menstrual. A los ya establecidos compresas y tampones estos últimos años se le ha unido la copa y bragas menstruales, dos productos que han conseguido popularidad gracias a la mayor sensibilidad ecológica de los últimos años -inevitable, por otro lado, dada la crisis medioambiental en la que estamos sumidos-. Pero la copa y las bragas menstruales no sólo juegan la baza de la sostenibilidad sino también la de la comodidad y respeto a nuestra flora vaginal. Te contamos todos los pros y contras de los productos de higiene íntima, para que puedas elegir según tus convicciones y necesidades reales.

Compresas desechables

Las compresas son, dentro de la variedad de productos que tenemos, los que más tiempo llevan entre nosotras. Para algunas personas, esto les genera mayor confianza. Con el paso de los años, las compresas se han ido haciendo cada vez más finas y discretas y como todo, tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Ventajas: son fáciles de usar; existen en distintos tamaños y grosores para cada ocasión; son fáciles de conseguir y comprar.

Contras: son incómodas; no las puedes usar si vas a ir la piscina o en ciertas actividades; suelen producir escapes de flujo y manchas en ropa o sábanas, y hay personas a las que les molesta su olor; su duración es más limitada que la de otros productos como la copa o los tampones; tanto su fabricación como su degradado supone un factor altamente contaminante para el planeta.

Tampones

Los tampones son los best sellers del panorama menstrual. Sus ventajas son evidentes:

Ventajas: larga duración; te permiten realizar cualquier actividad diaria; son discretos; son cómodos; existen en diferentes tamaños para adaptarse a todo tipo de flujo menstrual; son fáciles de reemplazar; son inodoros; a no ser que te excedas en el tiempo de uso, lo más habitual es que contenga bien la sangre y no te produzca manchas ni escapes indeseados.

Inconvenientes: Aunque en raras ocasiones, los tampones son el único producto que puede producir el síndrome de shock tóxico si se lleva durante más de 8 horas. Este problema, aunque extremadamente raro, puede llegar a ser mortal; es un producto de usar y tirar y tanto su fabricación como su degradado supone un factor altamente contaminante para el planeta.

Copa menstrual

El siglo XXI es el siglo de la copa menstrual. En estos últimos años se ha asentado entre los productos menstruales sin necesidad de publicidad en medios de comunicación, simplemente a través del boca a boca de sus satisfechas usuarias.

Ventajas: Comodidad, puedes realizar cualquier actividad con ella puesta; máxima duración, puedes llevarla puesta hasta 12 horas; ahorro, una vez realizado la inversión inicial -que ronda los 20-25 euros-, no tienes por qué gastar más dinero en productos menstruales durante 5 o incluso 15 años, depende de su mantenimiento; su material es respetuoso con la flora vaginal; permite apreciar a simple vista la cantidad de flujo menstrual que tenemos, lo que nos proporciona un mayor conocimiento sobre nuestra menstruación; es un dispositivo ecológico, ya que supone un gran ahorro en desechos no reciclables.

Inconvenientes: No resulta cómoda para todas las mujeres; algunas mujeres necesitan unos cuantos ciclos para familiarizarse con ella; si no se coloca bien es fácil mancharse; para volver a ponérsela necesitamos un wc con bidet o lavabo cercano y resguardado de la vista del público; a algunas mujeres les resulta difícil la forma de extraerlas; después de cada ciclo debe lavarse bien e incluso dejarla unos minutos en agua hirviendo, no es que sea difícil pero si es algo de lo que nos debemos ocupar.

Braguitas menstruales

Las braguitas menstruales son la solución nueva y ecológica de las clásicas compresas. Tienen muchas ventajas y desventajas comunes y algunas otras propias de cada una.

Ventajas: Son fáciles de poner y quitar; no necesitas insertar nada dentro de la vagina, lo cual resulta una opción muy fácil para niñas que tienen sus primeros periodos y todavía no están preparadas para introducirse ni tampones ni copas; respeta la flora bacteriana vaginal; es un producto sostenible y ecológico; son perfectas para los momentos con poco flujo o como complemento a otro método si tu flujo es muy abundante.

Inconvenientes: Dependiendo del flujo debes usar varias braguitas y teniendo en cuenta que el precio de cada unidad ronda los 30 euros, la inversión inicial puede ser bastante alta; al estar la vagina en contacto con la menstruación no siempre resulta muy cómoda; no permite realizar algunas actividades con comodidad, como nadar u otros deportes.

Descarga la app aquí