¿Cómo y cuándo anunciar en tu trabajo que estás embarazada?

¿Cómo y cuándo anunciar en tu trabajo que estás embarazada?

2560 1707 María Blanco Brotons

A muchas mujeres, sobre todo si son primerizas, les preocupa cómo anunciar en su trabajo que están embarazadas. El miedo a perder su puesto, al qué dirán o a perder unas responsabilidades ganadas a base de trabajo duro, hace que, muchas veces, estos momentos se conviertan en un trago difícil por el que pasar. Desafortunadamente todavía son muchos los prejuicios en torno a la maternidad que se desarrollan en muchos ambientes laborales, precisamente por eso, debemos mantenernos fuertes, seguras y saber cuales son nuestros derechos y obligaciones. La maternidad no debe ser un tema que te haga sentir culpable respecto a tu trabajo, sino es la empresa la que debe entender y apoyar tu nueva situación.

 anunciar en tu trabajo que estás embarazada

Lo primero que debes saber es que no estás obligada a comunicar tu embarazo, lo que no significa que no sea bueno que lo hagas, ahora bien, al no existir obligatoriedad, en qué momento hacerlo es únicamente decisión tuya. La recomendación general es avisar de tal manera que la empresa pueda organizarse de cara a encontrar un reemplazo para tu puesto durante la baja por maternidad, sin embargo, eres tú quien debe decidir cuando, como y si hacerlo o no, algo que dependerá según el tipo de trabajo que realices, la relación que tengas con tus jefes, los planes que tengas para después del nacimiento, etc…

¿Cuándo comunicarlo?

Aunque no convenga tardar mucho, lo habitual es esperar al menos a que pasen los tres primeros meses para comunicarlo, debido al mayor riesgo de pérdida que existe durante el primer trimestre. Sin embargo, si en tu puesto de trabajo existe algún riesgo tanto para tu salud como para la de tu bebé, es importante que la empresa lo sepa cuanto antes para que se puedan tomar las medidas necesarias en pro de prevenir riesgos desde el primer momento. La Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece que en caso de riesgo durante el embarazo la empresa está obligada a tomar todas las medidas posibles para mantener a su empleada en el entorno más seguro. Si no hay necesidad de hacerlo antes y tu embarazo transcurre con normalidad, lo habitual es avisar en el cuarto o quinto mes.

Hay casos en los que puede no interesarte comunicar tu embarazo, y estarías en todo tu derecho; puede no interesarte decirlo si realizas un trabajo temporal que termina antes de tu fecha de parto, en casos especiales de inestabilidad laboral, con carácter previo al inicio de la prestación laboral o en los procesos de selección para acceder a un puesto de trabajo; sin embargo, cada trabajo es un mundo y en estos casos -como en la mayoría- el sentido común es el que debe primar.

¿Cómo comunicarlo?

A la hora de comunicarlo es importante que sea tu jefe quien se entere primero, y que no le llegue la noticia por comentarios del resto de los trabajadores. Dependerá mucho de la relación que tengas con el o ella la manera que decidas de comunicarlo.

Al no haber obligación, no existe una forma específica para hacerlo; sin embargo -y especialmente si las relaciones no son buenas- la manera más recomendable es hacerlo por escrito y con acuse de recibo dirigido al departamento de personal o de recursos humanos. Este tipo de documentos te será de gran valor en caso de que tuvieras que tomar medidas legales. En este escrito deberás indicar la fecha aproximada de parto, avisar sobre si es un embarazo de riesgo, especificar si te han recomendado reposo o cambio de puesto de trabajo, en cuyo caso deberás adjuntar el informe médico que lo acredite, y de paso puedes aprovechar, si te parece oportuno, para comunicar la previsión de baja que tienes así como cualquier otro dato que consideres les puede servir de ayuda para buscar un sustituto o sustituta durante tu ausencia.

¿Qué derechos tengo?

Durante el embarazo las trabajadoras tienen derecho a acudir a todas las pruebas y exámenes prenatales prescritos por el médico durante todo el tiempo que necesiten, sin que se les pueda descontar nada del sueldo, por eso, debe pedirse justificante médico en cualquier caso.

Asimismo, la empresa puede despedir a una mujer embarazada haya o no anunciado su embarazo, esté disfrutando de la baja maternal o el permiso de lactancia, siempre y cuando sea un despido procedente. La legislación vigente declara nulo de pleno derecho el despido injustificado, es decir que todo despido cuya causa esté relacionada con el embarazo se considera discriminación por razón de sexo, y por lo tanto es un despido nulo, lo que significa que la trabajadora tiene derecho a recuperar su puesto de trabajo y al abono de los salarios de tramitación como si no la hubieran despedido. Si esto ocurre se debe presentar una demanda por vulneración de derechos fundamentales antes de que transcurran veinte días desde que se produce la notificación de la extinción de la relación laboral por parte de la empresa. 

Además, si tu trabajo puede perjudicar tu salud o la del bebé hasta los 9 meses, y no existe otro puesto, tienes derecho a la suspensión del contrato con reserva del puesto de trabajo; en este supuesto recibirás tu sueldo de la Seguridad Social o de la mutua, según con quien tenga contratada la empresa las contingencias.

Las mujeres debemos luchar el doble cuando se trata de mantener nuestro puesto de trabajo y disfrutar de los derechos que nos corresponden por la maternidad, es nuestra responsabilidad y nuestro derecho hacerlos valer y no asustarnos ante posibles represalias.

Descarga la app aquí