4 Recetas clásicas para disfrutar durante el confinamiento

4 Recetas clásicas para disfrutar durante el confinamiento

1080 721 María Blanco Brotons

Una deliciosa forma de afrontar la crisis del Coronavirus es aprovechando para cocinar. Este es el momento de aprender a preparar ese plato tradicional con el que nunca te atreviste por falta de tiempo o ese postre que te encanta pero sólo comes cuando estás fuera de casa porque no sabes cómo se prepara. Bien es cierto que este no es el momento de ir a por ingredientes exóticos que sólo utilizarás en una receta. Por eso, en esta ocasión vamos a centrarnos en las recetas de siempre que puedes preparar con pocos y muy básicos ingredientes. ¡Toma nota!

Torrijas

Aprovechando que estamos cerca de Semana Santa, nada como aprender a preparar torrijas, uno de los postres más deliciosos, típicos y que se pueden hacer con ingredientes que o tenemos por casa o son muy fáciles de conseguir. Sólo necesitas:

Ingredientes: Pan de barra, leche, huevos, aceite, azúcar y canela.

Preparación: Corta el pan en rebanadas de, aproximadamente, dos centímetros. Pon en un cazo la leche a calentar, e introduce las rebanadas de pan en la leche, dejando que queden bien empapadas. Ve sacando cada rebanada de pan y dejándola reservada en una bandeja o sobre un paño de cocina limpio. Cuando tengas todas tus rebanadas de pan empapadas, bate en un plato hondo dos huevos y pon en una sartén aceite a calentar. Cuando el aceite esté caliente, reboza en huevo cada rebanada de pan y fríelas. Cuando tengas todas tus torrijas fritas, coloca en otro plato azúcar y canela, aproximadamente, 1 tercio de canela y dos de azúcar, y mézclalo bien con tus propios dedos. Sumerge cada torrija en la mezcla de azúcar y canela para que queden bien cubiertas. Si te sobra mezcla de azúcar y canela puedes espolvorearla por tu bandeja de torrijas y empezar a disfrutarlas.

 

Croquetas

Admitámoslo, la mayoría de las croquetas que comemos son congeladas. Y es que, aunque es un manjar sencillo de preparar y perfectas para aprovechar las sobras de otras comidas, su preparación nos lleva tiempo y muchas veces optamos por la versión más cómoda, y menos saludable, de estos bocaditos de sabor. Si nunca has preparado unas croquetas, este es un buen momento. Además, puedes hacer muchas de golpe y dejarlas congeladas para ir comiéndolas cuando más te apetezca.

Ingredientes: Mantequilla, harina, leche, pan rallado, huevo y el ingrediente que se le quiera poner a las croquetas, las clásicas suelen ser de jamón o pollo, pero también se le puede poner chorizo, morcilla…

Preparación: La clave de unas buenas croquetas está en un buen relleno, una bechamel suave y cremosa y un rebozado ligero y crujiente. Preparar una bechamel lleva su tiempo y es un poco complicado; es el tiempo y la práctica lo que nos permitirá que vayan saliendo bien, así que, si no lo consigues de primeras, ¡no te vengas abajo!.

Lo primero que hay que hacer es calentar mantequilla en un cazo y dejar que se derrita, a continuación agrega la harina y con ayuda de una varillas y sin dejar de remover, espera a que cueza bien la harina durante unos minutos a fuego lento hasta conseguir una mezcla de color amarillento. Poco a poco, ve añadiendo la leche y los ingredientes que se deseen, sin dejar de remover con las varillas en todo momento. Sigue añadiendo leche, hasta que tenga una consistencia cremosa y quede todo bien integrado. Salpimenta al gusto y sigue removiendo durante unos 10 minutos a fuego bajo-medio para que la bechamell quede bien hecha. Cuando ya tengas la masa preparada, debes dejarla enfriar en la nevera al menos durante dos horas. Pasado este tiempo ya se pueden empanar y freír. La medida y la forma de las croquetas dependen del gusto de cada uno, puedes hacer las clásicas alargadas o más redondas. La forma clásica es cogiendo la medida de dos cucharas. Debes pasar cada croqueta por harina, huevo batido y pan rallado. Pásalas por la sartén con el aceite bien caliente, sólo así quedarán doradas y crujientes por fuera y cremosas por dentro.

4 Recetas clásicas para disfrutar durante el confinamiento

 

Sopa castellana

La sopa castellana es una delicia de lo más sencilla y fácil de hacer. Una sopa que nos lleva de viaje al pueblo, aunque tengamos que estar confinados en nuestro piso de ciudad.

Ingredientes: 150gr de jamón serrano, 10 dientes de ajo, 6 huevos, 12 rebanadas de pan duro, 2 litros y medio de caldo de carne, sal y pimienta, dos cucharadas de pimentón dulce y aceite de oliva.

Preparación: Para preparar una sopa castellana lo primero que hacemos es pelar lo ajos y dejarlos reservados. A continuación calentamos el aceite en una cazuela e introducimos el ajo hasta que esté dorado, es entonces cuando añadimos el jamón cortado en trozos pequeños junto con seis rebanadas de pan duro y les damos unas vueltas. Retiramos del fuego y espolvoreamos con el pimentón dulce. Removemos todo bien y volvemos a colocar la cazuela al fuego, rehogamos todo durante tres minutos más y sin dejar de remover agregamos el caldo de carne. Cocemos a fuego moderado durante unos 20 minutos. Pasados los 20 minutos añadimos las otras seis rebanadas que previamente hemos tostado con un poco de aceite de oliva. Colocamos en la superficie y las dejamos flotar hasta que se ablanden. Añadimos sal y pimienta negra recién molida. Finalmente rompemos los huevos y los echamos a la sopa, dejando que se cuajen con el calor de la sopa durante unos tres minutos.

 

Rosquillas

Y por último un dulce más, que aunque no conviene abusar, es de lo más agradecido de la cocina. Y de nuevo otro clásico de la Semana Santa. Si siempre has querido hacerlas pero nunca has sabido cómo, así es cómo se hacen las rosquillas.

Ingredientes: 600 gramos de harina, 2 huevos, 40 gramos de azúcar, 1 cucharada de levadura de pan, 4 gramos de levadura tipo Royal, media cucharadita de sal, 100 gramos de mantequilla, 240 mililitros de leche tibia y 1 sobre de azúcar avainillado.

Preparación: Echamos en un bol la harina, el azúcar, el azúcar avainillado y la sal y lo mezclamos todo muy bien. A continuación añadimos la levadura de pan, los huevos, la mantequilla y seguimos mezclando todo poco a poco con la leche. Amasamos durante unos minutos y tapamos la masa resultante con un film transparente. Dejamos reposar durante 20 minutos. Pasado este tiempo, estiramos la masa y la cortamos con un molde redondo. Para hacer el agujero del centro podemos utilizar, por ejemplo, la tapa de una botella. Cuando tengamos toda nuestra masa cortada en aros, los colocamos en una bandeja de horno y las dejamos hasta que se doblen de tamaño. Finalmente freímos nuestras rosquillas en abundante aceite y rebozamos en azúcar. Ya sólo tienes que esperar a que se enfríen un poco para empezar a disfrutarlas.

Decarga WOOM en Google Play y en la Apple StoreFuentes: 
https://www.abc.es/viajar/gastronomia/abci-diez-recetas-sencillas-para-sobrevivir-casa-coronavirus-202003170158_noticia.html
https://cookpad.com/es/recetas/3527640-rosquillas-de-vainilla-receta-facil-y-deliciosa?via=search&search_term=rosquillas%20f%C3%A1ciles