Nuevas disposiciones de la AESAN sobre el consumo de pescado por presencia del mercurio

Nuevas disposiciones de la AESAN sobre el consumo de pescado por presencia del mercurio

Nuevas disposiciones de la AESAN sobre el consumo de pescado por presencia del mercurio

1024 680 Mafe Noboa

Aunque nos encante el pescado y sepamos lo saludable que resulta para la salud, de unos años a esta parte, el tema del mercurio ha hecho que pongamos más cuidado a la hora de consumirlo, especialmente, pescados de gran tamaño, en los que las alarmas por mayor concentración de mercurio saltan antes. Las mujeres embarazadas o aquellas que están en búsqueda del embarazo junto con los niños deben extremar las precauciones, pues el mercurio afecta mucho más a la salud del sistema nervioso central en desarrollo. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) acaba de publicar unas nuevas recomendaciones sobre el consumo de pescado por presencia de mercurio que todas las embarazadas deberían leer. Os las detallamos a continuación:

El mercurio es un elemento químico que se encuentra en la corteza terrestre. Se libera al medio ambiente de manera natural a través de la erosión de las rocas por la acción del agua y del viento, así como de la actividad volcánica. Aunque también puede hacerlo por la acción del hombre, a través de la industria, la minería, la quema de combustibles fósiles, etc. El mercurio, una vez liberado, sufre una serie de transformaciones y ciclos entre la atmósfera, océanos y suelo, y se puede presentar de tres formas distintas: Mercurio metálico, mercurio inorgánico y como mercurio orgánico. El que encontramos en el agua, principalmente, es el mercurio orgánico y la forma en la que se presenta en los peces se denomina metilmercurio.

El mercurio puede afectar al sistema nervioso central en desarrollo, por exposición directa tras el consumo de ciertos alimentos o indirectamente al poder atravesar la placenta. También puede estar presente en la leche materna. Por ello las mujeres embarazadas, las que están dando el pecho o aquellas que estén en búsqueda del embarazo, junto con los niños de menor edad, constituyen la población más vulnerable al mercurio.

Nuevas recomendaciones AESAN

Fotografía de AESAN


Los estudios sobre los riesgos de la toxicidad del mercurio relacionado con el consumo de pescado contaminado llevan realizándose desde los años setenta y desde entonces se han llevado a cabo muchas evaluaciones de riesgo desde distintos organismos oficiales. Desde 1977 se establecen límites máximos de mercurio en productos de pesca.

Todas estas cuestiones nos llevan a una única y clara pregunta. Entonces, ¿es seguro o no comer pescado y marisco? Y la respuesta es también clara: sí. No sólo es seguro, sino que es saludable y necesario. Todas las personas, y por supuesto, las mujeres embarazadas, las que buscan un embarazo y los niños, deben contar con pescado y marisco en sus dietas, pues son alimentos que aportan una serie de nutrientes imprescindibles para gozar de buena salud. La EFSA -Autoridad Europea de Salud Alimentaria- ha establecido que el consumo de alrededor de desde 1-2 porciones de pescado/marisco por semana y hasta 3-4 porciones por semana durante el embarazo se ha asociado con mejores resultados funcionales del neurodesarrollo en los niños en comparación con la ausencia de consumo. Para hacer estas recomendaciones, EFSA ha tenido en cuenta tanto los efectos beneficiosos como los adversos de los nutrientes y no nutrientes del pescado y el marisco, es decir, ha tenido en cuenta también la presencia de contaminantes como el metilmercurio. De esta manera, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria aclara que, a pesar de los niveles de exposición a mercurio, el consumo de pescado y marisco aporta beneficios y es recomendable.

Ahora bien, esto no quita que haya que seguir unas recomendaciones a la hora de consumir pescado y marisco para minimizar los riesgos asociados a la toxicidad del mercurio, especialmente si formamos parte de la población más vulnerable a sus efectos. Así la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición ha publicado en el año 2019 nuevas recomendaciones de consumo de pescado respecto de su contenido de mercurio:

Mujeres embarazadas o que estén en búsqueda y niños menores de 10 años deben evitar el consumo de las especies con alto contenido en mercurio. De las especies de medio o bajo contenido en mercurio deben consumir entre 3-4 raciones de pescado por semana, alternando pescado azul y blanco.

-Los niños de entre 10 y 14 años deben limitar el consumo de las especies con alto contenido en mercurio a 120 gramos al mes. De las especies de medio o bajo contenido en mercurio deben consumir entre 3-4 raciones de pescado por semana, alternando pescado azul y blanco.

-El resto de la población debe ingerir entre 3-4 raciones de cualquier tipo de pescado, procurando, eso sí, variar las especies entre pescados blancos y azules.

Y ¿cuáles son las especies con alto contenido en mercurio?. Estas: Pez espada o emperador, atún rojo, tiburón (cazón, marrajo, mielgas, pintarroja y tintorera) y lucio.

Las especies con bajo contenido en mercurio son: Abadejo, anchoa/boquerón arenque, bacalao, bacaladilla, berberecho, caballa, calamar, camarón, cangrejo, cañadilla, carbonero/togonero, carpa, chipirón, chirla/almeja, choco/sepia/jibia, cigala, coquina, dorada, espadín, gamba, jurel, langosta, langostino, lenguado europeo, limanda/lenguadina, lubina, mejillón, merlan, merluza/pescadilla, navaja, ostión, palometa, platija, pota, pulpo, quisquilla, salmón, sardina, sardinela, sardinopa, solla, y trucha.

Las demás especies de productos de la pesca no mencionadas específicamente se entenderán con un contenido medio en mercurio.
Decarga WOOM en Google Play y en la Apple Store

Fuentes:
http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/seguridad_alimentaria/ampliacion/mercurio.htm
http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/publicaciones/seguridad_alimentaria/RECOMENDACIONES_consumo_pescado_MERCURIO_AESAN_WEB.PDF