¿Azúcar o edulcorantes en la búsqueda de un embarazo?

¿Azúcar o edulcorantes en la búsqueda de un embarazo?

860 645 María Blanco Brotons

Cuando decidimos emprender la búsqueda de un bebé o especialmente, cuando nos quedamos embarazadas, la alimentación adquiere un protagonismo relevante en nuestra vida. De entre todas las medidas dietéticas que se deben tener en cuenta, una muy importante es eliminar o moderar el consumo de azúcar, puesto que, el exceso de ésta no resulta beneficiosa ni para la madre ni para el bebé. Prevenir la diabetes gestacional, subir de peso más de la cuenta y el riesgo de complicaciones durante el momento del parto, son las razones principales para controlar la ingesta de azúcar antes y durante el embarazo.

Ante esta situación hay quien decide sustituir el azúcar por edulcorantes artificiales, que si bien las autoridades sanitarias los consideran aptos para el consumo durante el embarazo y la lactancia, hay voces que desaconsejan su uso. Los edulcorantes son sustitutos del azúcar que tienen como función endulzar sin aportar las calorías del azúcar. Dependiendo del edulcorante que uses puede que, esa sustitución, no sea la opción más saludable.

¿Azúcar o edulcorantes, cuando estamos tratando de concebir?

Si son consumidos con moderación, edulcorantes como el acesulfamo K, un producto que endulza 600 veces más que el azúcar y que suele añadirse a productos horneados, postres congelados y gelatinas, si resulta seguro para el embarazo. También lo es al aspartamo, aunque este deben evitarlo las personas que sufren fenilcetonuria o PKU, la sucralosa y la stevia, aunque en el caso de esta última también existe controversia; la stevia es un edulcorante natural que procede de la planta que lleva el mismo nombre. Se consume cruda o refinada, aunque por el momento, sólo la versión refinada ha conseguido la aprobación de edulcorante apto durante el embarazo. En crudo, se considera sólo suplemento alimenticio y no existen todavía suficientes estudios que demuestren que resulta segura durante la gestación.

Por otro lado, los estudios en torno a la sacarina, han demostrado que esta es capaz de atravesar la placenta y permanecer en el tejido fetal. Aunque no están muy claros cuales pueden ser sus consecuencias, algunas investigaciones la relacionan con el cáncer de vejiga, y aunque este dato no está del todo comprobado si genera las suficientes dudas como para no recomendar su uso en mujeres embarazadas.

En cualquier caso, no está aún demostrado que los edulcorantes ayuden a perder peso; si resultan una buena opción para las personas diabéticas que quieran tomar alimentos dulces sin sufrir las consecuencias del azúcar, pero, en cualquier otro caso, tanto una como otros han de tomarse de forma muy moderada.