Beneficios emocionales de la actividad física

Beneficios emocionales de la actividad física

1080 720 María Blanco Brotons

Sabemos que es eficaz contra la obesidad y el sobrepeso, así como para prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer de colon o tensión alta, entre otras. A estas alturas, nadie duda de que practicar deporte es la mejor manera de hacernos ganar o definir músculos, de fortalecer huesos, de lograr más resistencia física… Tenemos claros cuáles son los beneficios fisiológicos del deporte, pero, ¿qué hay de los psicológicos o emocionales?. La práctica deportiva, tiene múltiples beneficios para nuestra mente y estado de ánimo, ¿quieres saber cuáles son?
Te lo contamos.

Durante las últimas décadas se han realizado múltiples estudios e investigaciones que demuestran la relación estrecha que une al deporte con nuestra química cerebral. Se ha descubierto que la práctica deportiva favorece y mejora la función mental, la agilidad, la autonomía, la memoria, la imagen corporal y la sensación de bienestar, independientemente de la edad o la condición física de quien lo practique.

Por un lado el ejercicio hace que se activen sustancias químicas que nos ayudan a sentir mejor. Por un lado favorece la liberación de endorfinas, también conocidas como las hormonas de la felicidad y la euforia. Hay algunos estudios que creen que el deporte puede incluso aliviar síntomas de la depresión y que reduce la intensidad de emociones como la ira o la agresividad. Además de endorfinas, el deporte también incrementa la producción de norepinefrina, una sustancia química que puede moderar la respuesta del cerebro al estrés y a la ansiedad.

beneficios actividad física

La mejora de la autoestima es otro de los beneficios emocionales que aporta el deporte. Hacer ejercicio hace que nos veamos mejor físicamente, lo que hace que nos sintamos bien. El ejercicio ayuda a elevar la percepción positiva del atractivo de uno mismo, lo que en consecuencia, hace que nos valoremos más.

También se ha demostrado que el deporte es muy positivo para prevenir el deterioro cognitivo, mejorar la memoria y aumentar la capacidad cerebral. El ejercicio físico cumple diferentes funciones dependiendo de la edad; así en el caso de los niños, el deporte es una fantástica herramienta para afianzar aprendizajes como la orientación espacial, la coordinación viso-motora, etc. Al hacer ejercicio se fomenta la producción de neuronas y las conexiones entre ellas, lo que hace que el cerebro aumente su capacidad de aprendizaje. Asimismo, practicar ejercicio regularmente incrementa la producción de células del hipocampo, que son responsables de la memoria y el aprendizaje. Sin embargo, esto no es algo que sucede sólo en los más pequeños; en el caso de las personas mayores, el deporte también mejora su calidad de vida. Los que lo practican se encuentran más ágiles, con mayor sensación de bienestar y con mayor nivel de autonomía, por lo tanto, con mayor sensación de juventud.

Algunas investigaciones han llegado a afirmar que el deporte también nos hace más productivos en el trabajo.

Por otro lado, no debemos dejar de lado los beneficios sociales que aporta el cerebro. Especialmente si tenemos en cuenta la importancia que las relaciones sociales tienen a un nivel individual. El deporte fomenta las relaciones sociales y aumenta la autonomía y la integración social.



Fuentes:
https://psicologiaymente.com/deporte/10-beneficios-psicologicos-practicar-ejercicio
https://cuidateplus.marca.com/ejercicio-fisico/2016/10/05/beneficios-psicologicos-realizar-deporte-132247.html
https://www.mscbs.gob.es/ciudadanos/proteccionSalud/adolescencia/beneficios.htm