Calcio antes del embarazo: una reserva necesaria

Calcio antes del embarazo: una reserva necesaria

1080 720 Marian Requena González

Calcio, yodo y ácido fólico forman el trío básico e indispensable de elementos que todo cuerpo necesita para llevar a cabo un embarazo -y por lo tanto un bebé- saludable. Cuando estamos gestando una vida, ésta necesita calcio para formar los huesos y dientes, así como para el desarrollo de su corazón, nervios y músculos, y para desarrollar un ritmo cardíaco y una capacidad de coagulación normales.

calcio

Si tomamos alimentos con calcio, el bebé toma lo que necesita de ahí, si no, se lo lleva de las reservas de su madre, quien también lo necesita no sólo para mantener huesos y dientes fuertes, sino también para ver reducidas sus posibilidades de sufrir hipertensión o preclampsia.

Si aún no estamos embarazadas, una dieta sin suficiente calcio, debilita los huesos, que con el tiempo, puede dar lugar a osteoporosis.

¿Cuánto calcio debemos tomar al día?

No hay una cifra oficial sobre cuánto calcio necesitamos ingerir al día, en general, las recomendaciones oscilan entre los 900 y los 1300 mg/día. Y ¿cómo traducir esos números a la vida real? Sencillo, una dieta equilibrada que incluya alimentos con calcio, nos bastará para tener los aportes que nuestro cuerpo requiere.

Desde el momento en el que decidimos buscar un embarazo, y previendo así las necesidades extra que el bebé va a requerir, será importante incrementar los alimentos con calcio en nuestra dieta, en general, con tomar dos vasos de leche más al día, o un vaso y dos yogures, o leche y queso, será suficiente para hacer frente a las necesidades de esta etapa. La leche y los quesos bajos en grasas mantienen intactos sus aportes de calcio, por lo que, es recomendable tomarlos de esa manera.

Descarga WOOM en Google Play

Si bien los lácteos y sus derivados son los alimentos que más calcio contienen, también son fuente de este mineral pescados como sardinas, rape, salmón, besugo o lenguado; los frutos secos; las espinacas, acelgas, col, cebollas o brócoli; y las legumbres, especialmente las judías, los garbanzos, el tofu o la soja.

Dieta equilibrada

Llevar una dieta equilibrada y añadir esos aportes extras alimenticios desde que decidimos quedarnos embarazadas, será suficiente para afrontar las necesidades de calcio que requiere un embarazo. Sin embargo, si tenemos algún problema para ingerir este tipo de alimentos, deberemos consultar con nuestro médico quien valorará si son necesarios suplementos alimenticios. La OMS recomienda suplementos de calcio a todas las mujeres que vivan en zonas con ingesta baja de este elemento o aquellas que tengan una dieta pobre.

En resumen, el calcio es esencial durante el embarazo, por lo que, es altamente recomendable para toda mujer que esté buscando un embarazo que procure una adecuada nutrición, pues supone un factor clave para el bienestar materno-fetal. Si somos conscientes de aumentar la ingesta de alimentos ricos en calcio durante esta etapa llegaremos a nuestros nueve meses con las reservas intactas para disfrutar de un embarazo saludable.

Descárgate WOOM aquí