¿Cómo aumentar la productividad en el trabajo?

¿Cómo aumentar la productividad en el trabajo?

2560 1707 María Blanco Brotons

La productividad en el trabajo es algo que dice mucho de nosotros, ya que, generalmente, si somos productivos en nuestro trabajo también lo somos en el resto de los aspectos de nuestra vida. ¿Sabes si estás siendo productiva en tu trabajo? ¿sabes que no eres demasiado productiva y quieres solucionarlo?, aquí te damos una claves para aumentar la productividad en tu trabajo y en tu vida.

¿Cómo aumentar la productividad en el trabajo?

La productividad no se trata de trabajar más horas que nadie, al contrario, cuando somos productivos, pasamos menos horas en el trabajo, porque somos capaces de hacer más en menos tiempo. Una de las claves para aumentar la productividad es:

La planificación.

Planificar nuestra jornada es fundamental, sobre todo si somos profesionales autónomos. Debemos ser capaces de saber priorizar nuestras tareas y hacer una lista con ellas. Confeccionar una lista, y cumplirla, prever los posibles retrasos de los plazos, saber calendarizar los asuntos… nos permitirá tener una idea global y ordenada de nuestras obligaciones que nos facilitará realizarlas, y por lo tanto, aumentar nuestra productividad. Dedica unos minutos al día a planificar tu día, tu semana y tu mes, y todo será más fácil.

Evita las distracciones

También es importante evitar las distracciones, también llamados “ladrones de tiempo”, que hacen referencia a todas esas distracciones que interrumpen la concentración. Redes sociales, whatsapp, retuitear mensajes, mirar videos de Youtube, charlar con nuestro compañero de mesa, ponernos a pensar en nuestras cosas personales… las distracciones son el mayor enemigo de la productividad laboral, por ello, para poder combatirlas lo primero es saber identificarlas. Una vez identificadas debemos actuar de tal manera que podamos evitarlas: apagar el móvil, trabajar con cascos para que nuestros compañeros no nos interrumpan, dejar tus problemas personales para tu tiempo libre, etc.

Haz pausas para descansar.

Lo más recomendable es organizar tus tareas en bloques con descansos entre ellos. Descansar unos minutos entre tarea y tarea, estirar el cuerpo, dar un paseo e incluso tomar un snack saludable es una necesidad. Esto no sólo mejorará tu productividad sino también evitará que tengas problemas como dolores de espalda, de cabeza, irritación, estrés…

Ordena tu lugar de trabajo.

Muchas veces no rendimos bien simplemente porque todo está desordenado. Es imposible ser productivo en un ambiente caótico, por eso, lo primero que debes dejar ordenado, es tu ambiente más cercano: tu escritorio y tu ordenador. Una zona de trabajo en orden estimula y facilita la concentración.

Cuidado con la procrastinación.

Puede que no te sea muy familiar el término, pero si lo que significa. Procrastinamos cuando vamos dejando para más tarde las tareas que nos dan más pereza hacer, y en lugar de enfrentarnos a ellas, nos dedicamos a hacer otras cosas que no tienen importancia pero que hacen que se nos vaya el tiempo. Dejar para mañana lo que puedes hacer hoy, es la máxima de la baja productividad en el trabajo, así que ya sabes, haz lo que tengas que hacer hoy.

Dedícate a una cosa a la vez.

Aunque creamos que la multitarea es algo que nos beneficia, lo cierto es que, cuando mejor rendimos es cuando ponemos toda nuestra concentración en una única tarea. Son muchos los estudios que afirman que dedicarse a una sola cosa a la vez nos facilita la capacidad de cambiar de una tarea a otra de manera más productiva.

Aprende a decir no.

Esto que parece sencillo es, quizá, una de las cosas que más nos cuesta tanto en los ambientes laborales como en la vida personal. Nos enseñan a ser serviciales y a poder abarcar todo, pero eso no es así. Saber decir que no y ser fiel a la planificación es fundamental. No perder el tiempo en tareas insignificantes que no aportan beneficios a tu negocio (o a tu vida) es muy importante para mejorar la productividad en el trabajo.

Descansa bien y madruga.

Las horas de la mañana son las más productivas, pero de nada sirve levantarse pronto si nos hemos acostado tarde, ya que el cansancio y la falta de sueño pasa una alta factura a nuestro cerebro. Lo recomendable es dormir entre 7 y 8 horas diarias y por la noche.

Medita

La meditación es una práctica que cada vez está más vinculada al trabajo y es que, está comprobada su eficacia para combatir el estrés. Meditar ayuda a mantener el equilibrio en nuestra vida y con dicho equilibrio lograremos mejorar muchos aspectos de nuestro día a día, entre ellos, el trabajo.

Descarga la app aquí