El ayuno: ¿bueno o malo para el organismo?

El ayuno: ¿bueno o malo para el organismo?

1080 720 María Blanco Brotons

Aunque parece que últimamente se ha puesto de moda, el ayuno voluntario es algo que muchas religiones llevan practicando desde hace cientos de años. Es cierto que los motivos que llevan a esta práctica son completamente diferentes, ya que, si en las últimas décadas se está extendiendo tanto es por su supuesta relación con un tipo de vida más saludable además de por su capacidad de prevención de ciertas enfermedades, ahora bien, ¿es cierto o es una de esas mentiras que a base de repetirlas muchas veces se toman por verdad?.

El ayuno voluntario supone abstenerse de la ingesta de alimentos sólidos de forma voluntaria durante un determinado periodo de tiempo. Más allá de los motivos tradicionales, culturales o religiosos, muchas dietas actuales promueven esta práctica para conseguir limpiar el organismo de toxinas y perder peso.

Según algunos estudios, más allá de la pérdida de peso, los beneficios que puede conllevar el ayuno voluntario van desde retardar ciertas enfermedades relacionadas con la edad, como la osteoporosis, la artrosis, e incluso algunas de tipo degenerativo como el Alzheimer o la demencia senil hasta ayudar a generar más hormona HGC, también conocida como “la hormona del fitness” debido a que interviene en el crecimiento muscular, la condición física y el aumento en la pérdida de grasa al acelerar el metabolismo. Otros estudios mostraron que durante el ayuno se incrementan los niveles tanto de colesterol “malo” (LDL) como del “bueno” (HDL) lo cual permite utilizar grasa como fuente en energía en lugar de glucosa, esto, a su vez, disminuye el número de células grasas en el organismo, lo que conlleva menos probabilidad de sufrir hipercolesterolemia, resistencia a la insulina o diabetes.

El ayuno

Asimismo, diversa evidencia científica así como distintos estudios -realizados en personas y ratones- han remarcado que el ayuno intermitente causa distintos cambios en varios de nuestros órganos y tejidos, entre los más relevantes destacan la mejora de la memoria, el aprendizaje y la neurogénesis, al menos en los roedores; favorece al hígado, al disminuir su resistencia y los niveles de glucosa en sangre; ayuda al sistema inmunitario e incluso puede ayudar a las personas con cáncer, pues la restricción de alimentos protege a las células sanas de la toxicidad de la quimioterapia.

Aunque son muchos los estudios que parecen constatar los beneficios del ayuno es importante dejar muy claro que siempre debe realizarse bajo la supervisión de un médico o nutricionista, son estos quienes deben evaluar la salud previa y reservas de cada persona para estipular el periodo de ayuno que resulta adecuado. Ayunar sólo resultará beneficioso para la salud si se hace de una manera controlada y bajo supervisión médica.

Sin embargo, también hay otras voces que dudan de sus beneficios o que admiten que al igual que pueden existir unos pros, estos conviven con unos contras. Los retractores del ayuno defienden que los supuestos beneficios de esta práctica no está suficientemente probados y que, por lo tanto, no sirve para llevar una dieta saludable. Nuestro cuerpo es perfectamente capaz de desintoxicarse solo, por ello, lo realmente importante es mantener una dieta equilibrada y saludable, disminuyendo los alimentos procesados y las calorías vacías, con las cantidades adecuadas de nutrientes según la constitución y necesidades personales de cada uno.

Fuentes:

https://biotrendies.com/el-ayuno-es-bueno-o-malo.html

https://blog.aegon.es/consejos/ayuno-bueno-malo-la-salud/

https://www.salud180.com/salud-dia-dia/7-cosas-que-le-pasan-tu-cuerpo-cuando-ayunas

https://www.muyinteresante.es/salud/articulo/iayunar-aporta-algun-beneficio-a-la-salud

http://www.quo.es/salud/ayuno-es-realmente-tan-saludable

http://cadenaser.com/programa/2015/10/10/hora_14_fin_de_semana/1444444538_964780.html