10 factores que pueden incidir en la fertilidad de tu pareja

10 factores que pueden incidir en la fertilidad de tu pareja

1080 768 María Blanco Brotons

Detrás de la infertilidad masculina se esconden múltiples situaciones; muchas de ellas se deben a problemas fisiológicos o enfermedades pero otras tantas son consecuencia de factores medioambientales o simplemente a malos hábitos de vida. A continuación os contamos 10 aspectos que pueden incidir en la fertilidad del hombre.

factores infertilidad masculina

Edad del hombre

Todos sabemos que la edad es un gran escollo para la fertilidad femenina; sin embargo erróneamente pensamos que los hombres son ajenos a este factor a la hora de poder tener descendencia ya que, al contrario que las mujeres, ellos si producen espermatozoides durante toda su vida.

Si bien el descenso de la fertilidad asociada a la edad no es tan radical como en las mujeres si es un factor que afecta a la calidad del semen. El paso del tiempo puede producir cambios en el seminograma y oxidación de los espermatozoides y reducir así la capacidad fecundante del semen. Además, el daño en el material genético contenido en los espermatozoides se incrementa con la edad y puede ser causa de enfermedades en los hijos.

Fumador ó no fumador

Si eres fumador seguramente habrás comprado alguna cajetilla que te avisa de que “fumar puede provocar impotencia” o de que “fumar reduce la fertilidad en los hombres” por lo tanto, este dato no debe sorprenderte mucho. En efecto, el consumo de tabaco es un factor que se asocia con un descenso de los criterios básicos que determinan la fertilidad masculina: volumen seminal y recuento, motilidad y morfología de los espermatozoides.

Además, el tabaco en los hombres puede producir fragmentación del ADN espermático, debido al deterioro del estrés oxidativo y puede aumentar las alteraciones cromosómicas. Si en lugar de fumar tabaco fumas cannabis, no te estás haciendo ningún favor ya que varias investigaciones han llegado a la conclusión que la marihuana hace que los espermatozoides se vuelvan más lentos y que es posible que el que el THC o tetrahidrocannabinol (el agente químico que provoca los efectos psicológicos de la marihuana) afecte a los receptores de los testículos pudiendo actuar en los niveles hormonales y en la espermatogénesis.

Un par de copas no son tan malas, ¿no?

Puede que esta pregunta sea de las más controvertidas en un ambiente social. Beber un poco de alcohol no está mal visto, pero ¿a qué nos referimos con un poco? Está claro que el umbral de lo que significa beber moderadamente a ser “un bebedor” no parece estar muy definida ya que aquí entra en juego la típica frase de “a mi no me afectan un par de copas”.

Independientemente de lo que afecte al juicio de quien las toma, según los estudios, beber más de dos copas y media al día a quienes sí que afecta es a los espermatozoides, pues el alcohol en esas cantidades hace que el hombre produzca menos espermatozoides y que presenten incidencias en velocidad y forma.

No es necesario que corra maratones, pero un poco de deporte ayuda.

El deporte es una costumbre muy sana que nos ayuda a mejorar prácticamente todos los aspectos de nuestra vida. El sedentarismo, no es un buen aliado de la fertilidad, ya que puede provocar obesidad, y la obesidad está íntimamente relacionada con los problemas de infertilidad.

El ejercicio físico, sin embargo, puede tener efectos positivos sobre la calidad espermática, ya que según varios estudios practicar deporte mejora la calidad seminal, especialmente lo relacionado con la concentración de espermatozoides. Además, practicar deporte de manera moderada parece ser también un buen protector contra las alteraciones de la erección. Con andar durante una 1 hora tres veces por semana tu cuerpo, y los espermatozoides de tu pareja, comenzarán a mejorar.

Los extremos nunca son buenos y menos en la alimentación

Según investigaciones recientes la alimentación desempeña un papel clave para la fertilidad. Los malos hábitos alimenticios están detrás de muchos de los problemas de fertilidad ya que estar por encima o debajo del peso saludable tiene repercusiones en el sistema hormonal afectando a los órganos reproductores. Los hombres con sobrepeso tienen reducidos sus niveles de testosterona, lo que afecta negativamente tanto a la producción de esperma como a la libido y a la calidad de la erección.

Estar expuesto a sustancias químicas, radiaciones electromagnéticas o a calor

Existe un consenso claro sobre la relación entre medioambiente y salud. En algunos trabajos se convive de manera natural con fuertes sustancias químicas, calor, o radiaciones electromagnéticas, que sin darnos cuenta pueden estar alterando el balance hormonal del hombre, liberándose disruptores endocrinos, que comprometen su salud reproductiva.

Tanto el Programa de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente como la OMS han publicado informes sobre la relación entre exposiciones medioambientales, en especial los compuestos alteradores endocrinos, y salud humana. Muchas de estas sustancias químicas se comportan como hormonas, alterando el sistema endocrino provocando un desequilibrio en el balance de estrógenos, andrógenos y hormonas tiroideas.

Por otro lado algo tan aparentemente inocente como trabajar con un ordenador portátil sobre las piernas podría tener consecuencias negativas en los espermatozoides ya que origina un calentamiento en los testículos que afecta tanto a la calidad como a la cantidad de espermatozoides.

Esteroides anabolizantes

Los esteroides anabolizantes son sustancias análogas sintéticas de la hormona testosterona que se ingiere para ganar masa muscular. En los testículos esta hormona controla la producción de espermatozoides. Cuando se ingieren de manera masiva testosterona se pueden producir efectos colaterales en el órgano genital masculino, ya que se produce una alteración que afecta a las células productoras de espermatozoides y que conduce a una reducción del volumen del testículo o a un descenso del número de espermatozoides en el eyaculado y a una pérdida de la libido.

La carga de estrés

El estrés influye en nuestra vida privada y afecta, de manera dramática, a las relaciones sexuales. Además de la falta de libido que provoca este problema también hay muchos estudios que han establecido que el estrés influye como causante de la disfunción eréctil. Una menor concentración de espermatozoides en el semen y espermatozoides más deformes también se han asociado al estrés

Antioxidantes

Una dieta rica en antioxidantes resulta muy favorable para la fertilidad masculina, ya que ayuda a reducir el estrés oxidativo y a mejorar la calidad y movilidad del esperma. Es importante incluir alimentos ricos en antioxidantes en nuestra dieta como vitamina E, C y D, folatos, zinc, selenio y magnesio, betacaroteno y grasas Omega 3 y 6. Suplementos de melatonina, DHA, coenzima Q10 u Omega 3 pueden ser buenos aliados; sin embargo es importante consultarlo con tu médico antes de lanzarte a comprarlos.

Decarga WOOM en Google Play y en la Apple Store

Paperas/Problemas testiculares.

Cualquier traumatismo o cirugía ( descenso testicular, torsión testicular) a nivel testicular en la infancia o de adulto puede acarrear problemas reproductivos en el futuro.

Además, muchos no sabemos si nuestra pareja ha pasado o no paperas; si estás buscando un embarazo es importante averiguarlo porque, aunque no es ni mucho menos una causa común, el virus de la parotiditis, más conocido como de las paperas, puede originar azoospermia secretora, es decir, incapacidad para producir espermatozoides y por lo tanto, infertilidad.

Descárgate WOOM aquí