Flora vaginal ¿qué es y por qué es importante cuidarla?

Flora vaginal ¿qué es y por qué es importante cuidarla?

1080 768 María Blanco Brotons

En nuestra zona íntima viven de manera natural un buen conjunto de bacterias, que aunque pueda sonar mal, son absolutamente beneficiosas para mantener la salud vaginal. Esta “comunidad” se conoce por el nombre de flora bacteriana vaginal -o microbiota vaginal- y está formada por  especies distintas de bacterias que se unen para evitar que proliferen y/o colonicen la zona otra serie de organismos patógenos susceptibles de producir infecciones y otros problemas vaginales. Tan bien saben hacer su trabajo que por ello resulta tan importante no alterar el equilibrio de la microbiota vaginal.

La mayoría de las bacterias que forman parte de la flora bacteriana vaginal son los lactobacilos o bacterias del ácido láctico, que además de en el genital, también están presentes en el sistema urinario y digestivo. El ácido láctico da lugar a la fermentación láctica lo que impide el crecimiento de bacterias patógenas. Al estar expuesta al exterior, la vagina requiere de unos cuidados especiales para protegerse, por eso, nuestro cuerpo genera flora vaginal con esa función protectora. Es decir, la flora vaginal es una barrera natural que nos previene de infecciones y por ello resulta esencial cuidarla.

Factores que pueden alterar la flora vaginal

Hay factores que ocurren de manera interna y otros de manera externa. Si bien no todos los podemos controlar, si es importante conocerlos para saber cómo actuar en cada caso. La edad es uno de estos principales factores, ya que la flora vaginal se va modificando a medida que van pasando los años, al igual que ocurre con el estado endocrino de las mujeres y con el funcionamiento de sus ovarios. Tanto la menopausia como las fases del ciclo y el embarazo influyen en el estado de la microbiota vaginal, así durante la menstruación la concentración de bacterias disminuye, lo que propicia que se produzcan infecciones; con la edad se incrementa la posibilidad de que la microbiota vaginal se deteriore, siendo la menopausia un factor de riesgo…

La actividad sexual, el ejercicio, la ropa interior cuando los tejidos no transpiran bien, la ropa excesivamente ajustada, los suavizantes de ropa agresivos, las duchas vaginales, determinados jabones o geles que no cuiden el pH de la vagina, la dieta, determinados métodos anticonceptivos, el uso incorrecto y excesivo de antibióticos o llevar más tiempo del necesario tampones pueden afectar al equilibrio de la flora vaginal y por lo tanto, favorecer la aparición de patógenos.

flora vaginal

Cuando se altera el equilibrio de la microbiota vaginal pueden aparecer enfermedades tan molestas como la vaginitis, que es la inflamación de la mucosa vaginal y de la piel de la vulva, una enfermedad que produce eritema, edema inflamatorio de piel y mucosas además de un aumento de la secreción vaginal que en ocasiones puede resultar maloliente, sin olvidar la molesta sensación de prurito, escozor o dolor en la vulva. Otra enfermedad que suele ocasionar el desequilibrio de la flora vaginal es la vaginosis bacteriana, una infección causada por una cantidad excesiva de ciertas bacterias y cuyos principales síntomas son un flujo vaginal anormal, con un olor desagradable que puede ser de color blanco o gris y poco espeso, ardor al orinar y/o picazón en la parte externa de la vagina.

Cuidados para la flora vaginal

La mejor manera de cuidar el equilibrio de la flora vaginal es siguiendo unas pautas de higiene adecuadas que incluyen mantener el área genital limpia y seca, no realizar duchas vaginales, extremar la higiene en las relaciones sexuales, no utilizar ropa demasiado ajustada para evitar irritaciones en la zona genital, usar ropa interior de materiales transpirables, como el algodón en lugar del nailon o la seda, cuidar la alimentación, hidratarse bien, ser cuidadoso con los tratamientos con antibióticos y no tomar alcohol mientras se está inmersa en uno, informarse sobre los suplementos probióticos, sobre todo, después de haber tomado antibióticos.

También se puede tomar una dieta rica en probióticos; como encurtidos, kéfir, yogures, miso, etc.eso no sólo es rico, sino saludable.

Fuentes:
https://www.cinfasalud.com/areas-de-salud/cuidado-diario/cuidado-de-la-flora/flora-vaginal/
http://lasgafasvioletasrevista.com/2018/03/15/la-flora-vaginal-necesita-cuidados/