Navidades, ¿cómo pasar las fiestas y seguir comiendo saludable?

Navidades, ¿cómo pasar las fiestas y seguir comiendo saludable?

800 533 Daisy Rosas

En las fiestas Navideñas se organizan muchas comidas y cenas, controlar los alimentos que ingerimos, preparar recetas equilibradas y evitar los atracones resultará fundamental para pasar estar fechas alimentándonos de manera saludable y sin renunciar a las costumbres típicas de la época.

¿Cómo pasar las navidades y seguir comiendo saludable?

Si hay una época del año en la que el buen comer, y el buen beber, son protagonistas, esa es la Navidad. En familia o entre amigos, en estos días de diciembre, lo habitual es reunirse alrededor de una mesa, porque en estas fiestas se celebra de todo; nochebuena, navidad, comida de empresa, cenas con todos nuestros grupos de amigos, nochevieja, año nuevo… entre celebración y celebración lo normal es llegar al 7 de enero con ganas de no volver a comer en un mes y con una sensación de empacho muy poco saludable.

Sin embargo, afrontar las comidas navideñas con mesura y control también es posible, y disfrutar del buen comer y del buen beber sin excesos y de manera equilibrada también.

Disfrutar de las comidas y cenas de Navidad a la vez que mantenemos una dieta saludable no significa tener que eliminar todos los alimentos ricos en azúcares y grasas que constituyen muchos de los platos típicos de esta época, sino, simplemente moderar su consumo así como añadir la mayor cantidad de nutrientes a nuestras recetas.

A la hora de diseñar un menú para las comidas y cenas de estas fiestas hay que intentar que los platos sean lo más nutritivos posible, es decir, que además de calorías, consumamos también vitaminas, minerales y otros nutrientes, por eso, incorporar verduras y frutas a los platos, a ser posible crudos, además de aportar sabor y frescura, es una idea muy nutritiva. Piensa en ellas a la hora de elaborar rellenos, salsas, ensaladas, guarniciones o postres. Si vas a utilizar grasas, que sean de buena calidad como las de los pescados como el salmón, las sardinas, o el atún que también nos aportan Omega 3, los frutos secos o los aderezos con aceitunas, aguacate, semillas o aceites puros y crudos. No te olvides de añadir fibra a los platos por medio de semillas o legumbres, que pueden bien formar parte de la decoración o incluso ser el ingrediente principal de una receta. Recuerda que muchas frutas y verduras frescas también son fuente de fibra.

Una buena idea es elegir alimentos principales que llenen y den saciedad; los alimentos ricos en proteínas como las legumbres, carnes magras o lácteos son buenas ideas. Si además, les añadimos hierbas y especias aportamos sabor, antioxidantes y filonutrientes a nuestros platos.

Asimismo, si elaboramos nuestros propios panes, salsas y dulces, sustituiremos los aditivos y sustancias industriales por ingredientes más nutritivos; podemos hacer panes con especias y semillas o harinas integrales; salsas con purés de verduras o reducciones de zumos de frutas; dulces sin grasas trans y con cacao amargo, canela, jengibre, frutos secos, frutas frescas o deshidratadas…

Además de los ingredientes es importante controlar la cantidad de comida que ingerimos, para ello, comer despacio, beber líquido entre bocados y comenzar con aquello que más nos gusta, especialmente cuando hay aperitivos y dulces a elegir, son algunos de los trucos que nos pueden ayudar a no darnos grandes atracones. Si controlamos la cantidad y apostamos por calidad y variedad, las cenas y comidas navideñas serán tan saludables como cualquier otras, y no llegaremos al mes de enero arrepentidas y con pesadez de estómago.

Si aún no eres usuario de WOOM puedes descargarte la app AQUÍ.