Papanicolaou, la prueba que toda mujer debe realizarse periódicamente

Papanicolaou, la prueba que toda mujer debe realizarse periódicamente

1080 687 María Blanco Brotons

Quizá como Papanicolaou no te suene mucho y te resulte más familiar el término citología vaginal, prueba de Pap o citología exfoliativa, en cualquier caso, la prueba es la misma; un test médico que sirve para detectar cambios celulares y células anormales en el cuello del útero, que podrían conducir a un cáncer cervical o a otros problemas relacionados con el aparato reproductor femenino. Es decir, esta prueba sirve, fundamentalmente, para detectar de manera precoz un posible cáncer de útero, ya que estas células todavía no presentan síntomas de la enfermedad y tratarlas en este estado resulta mucho más sencillo. Asimismo, la Papanicolaou también ayuda a saber si hay alguna infección o inflamación en la zona.

Toda mujer sexualmente activa, e incluso si deja de serlo, debe realizarse periódicamente esta prueba. En general, lo recomendable es realizarla una vez al año, sin embargo, es el ginecólogo quien debe prescribir la regularidad que considere necesario en función de la edad y el historial médico de cada mujer. Por lo general, en mujeres sin antecedentes ni personales ni familiares, y tras varios resultados negativos se suele alargar el plazo entre una citología y la siguiente.

La Papanicolaou no puede hacerse durante la menstruación; el mejor momento es más o menos una semana después de haber terminado el periodo y hasta una semana antes del próximo. Al extraer una muestra del útero es importante evitar los lavados vaginales los días previos a la prueba, así como el uso de medicamentos vaginales que no estén recetados por el médico, lubricantes, gelatinas o espumas. También se recomienda no mantener relaciones sexuales los dos días anteriores a la citología.

 

Papanicolaou

¿Cuál es el procedimiento del Papanicolaou?

La realización de esta prueba es muy sencilla; no suele resultar dolorosa, aunque si un poco incómoda. Lo primero que hace el médico -o la matrona o enfermera- es colocar un espéculo dentro de la vagina, este es un instrumento de metal o plástico que mantiene la vagina abierta para que el cuello del útero pueda verse con claridad. Después, con un raspador o cepillo cervical toma una muestra de las células de la superficie y dentro del cérvix, asimismo, con un pequeño cepillo o un hisopo con punta de algodón se toman muestras del endocérvix. Las muestras recogidas se colocan en una lámina de vidrio para ser posteriormente analizadas en un laboratorio. Normalmente, esta prueba suele acompañarse de un examen pélvico para comprobar el estado del útero, la vagina, los ovarios, las trompas de Falopio, la vejiga y el recto.

Hay muchas razones por los que la prueba de Papanicolau puede dar resultados anormales y no todos significan que haya presencia de células precancerígenas. Si muestra que algo podría estar mal el médico debe ponerse en contacto con la paciente para programar más pruebas. Aunque es el ginecólogo quien debe interpretar los resultados de la Papanicolau y quien advierta de los posibles riesgos para la salud, además de prescribir el tratamiento para hacerle frente, no está de más saber algunos términos que pueden aparecer en el diagnóstico. Entre la variedad de resultados puede aparecer la palabra displasia, que significa que las células del cuello del útero han cambiado de apariencia pero no están atacando zonas sanas. También puede hablarte de una lesión intraepitelial, es decir, que la anormalidad se encuentra solo en las capas superficiales de las células; la neoplasia intraepitelial cervical significa que las células crecen de forma diferente a la común y el carcinoma es un cáncer pre invasor que todavía no se ha extendido a los tejidos más profundos.

 

Decarga WOOM en Google Play y en la Apple Store
Fuentes:
https://www.geosalud.com/vph/pap.htm
http://www.bekiapareja.com/salud/prueba-papanicolau-cuanto-hay-realizarla-que-edad/