¿Qué beneficios aportan los frutos secos?

¿Qué beneficios aportan los frutos secos?

1080 720 María Blanco Brotons

Los frutos secos son una de las mejores y más saludables alternativas para comer de aperitivo o como alimento energético antes de hacer deporte, pero además funcionan a la perfección en ensaladas, cremas y salsas para carnes, verduras o pescado. Sin embargo, para que sean nutritivos, se deben tomar crudos y sin sal ni aceites hidrogenados o condimentados. ¡Ojo! Si queremos mantener una dieta saludable, debemos evitar los frutos secos que vienen tostados, fritos y salados, ya que estos suelen tener un contenido pobre de nutrientes e incluso pueden llegar a ser nocivos por sus altos contenidos en sal y aceites de segunda clase. En cambio, en su forma natural, son ricos en vitaminas y minerales.

Frutos SecosDesde hace miles de años, estos alimentos han supuesto la mayor fuente energética para los seres humanos, quienes han hecho uso de ellos para poder superar tanto sus necesidades del día a día como los cambios climáticos de las estaciones. Si bien prácticamente todas las sociedades se han alimentado de frutos secos, son los pueblos mediterráneos quienes mejor se han sabido servir de sus múltiples bondades; estos las han tomado tradicionalmente sin necesitar ninguna justificación o como ingrediente principal de platos y dulces, llegando a formar parte imprescindible de la dieta mediterránea.

Los frutos secos son semillas caracterizadas por tener un muy bajo contenido en agua -menos de un 50%-, lo que les hace ser muy calóricas, y por contener un importante porcentaje de grasas mono y poliinsaturadas. Además, son fuente de minerales; aportan magnesio, fósforo, potasio, calcio, hierro y oligoelementos como el zinc y el selenio, con extraordinarias propiedades antioxidantes. Entre ellos, destacan las almendras, los anacardos, las castañas, las avellanas, los cacahuetes, las nueces, los piñones, los pistachos, las pipas de girasol y de calabaza, etc.

Aunque cada uno de ellos tiene propiedades particulares, en general, los frutos secos son ricos en vitaminas como B1, B3 y folatos, así como importante fuente de vitamina E. Además, a las semillas se les atribuyen propiedades cardiosaludables debido a su alto contenido en grasas mono y poliinsaturadas, entre las que destacan el ácido oleico y los omegas 3 y 6. Asimismo aportan proteínas vegetales y son muy ricos en fibra; su consumo ayuda a controlar el apetito, regular el tránsito intestinal y mantener los niveles de colesterol “bueno” reduciendo los niveles del “malo”.

Gracias al valor energético de los frutos secos, situado entre los 500 y 700 kcal/100 g, son alimentos especialmente recomendados para quienes realizan esfuerzos intelectuales o físicos que requieren un alto rendimiento y una actividad intensa; pero también debemos procurar un consumo moderado, especialmente las personas que padecen de sobrepeso u obesidad.