Sexo y embarazo: riesgo de cistitis

Sexo y embarazo: riesgo de cistitis

1080 768 Heel

Has leído bien. Ser sexualmente activa o estar embarazada son dos de los factores de riesgo para padecer una infección de orina, pero no son los únicos factores. Otros factores son el uso de ciertos anticonceptivos o tener la menopausia. Por tanto, conocer las medidas que podemos llevar a cabo para prevenir los riesgos de estas infecciones será muy importante.

Embarazo y cistitis 

Los particulares cambios morfológicos y funcionales que se producen en el tracto urinario de la embarazada hacen que las infecciones urinarias sean la segunda patología más frecuente en el embarazo. De hecho, la incidencia de cistitis durante el embarazo es del 1,5%. En general, los gérmenes causantes de infecciones del tracto urinario durante el embarazo son los mismos que afectan a mujeres no embarazadas. Es decir, la Echerichia Coli  es la responsable del 85% de los casos. 

Los síntomas son los mismos que tendrías si no estuvieras embarazada. Se debe estar atenta a la aparición de dificultad o dolor al orinar, necesidad de orinar urgentemente, mal olor y, en ocasiones, aparición de sangre en la orina. Pero si tienes dolor lumbar o fiebre, puede ser más grave e  indicar afectación renal.

embarazo cistitis

Sexo y cistitis

Como resultado del coito, las bacterias se pueden impulsar por la uretra y entrar en la vejiga, provocando la infección. Además, padecer cistitis por el coito está provocado por la anatomía de la mujer, al tener la uretra más corta y ser recta, la lubricación durante las relaciones sexuales e, incluso, por el uso de preservativos y anticonceptivos.

Menopausia y cistitis

En esta etapa, las hormonas están muy alteradas. El déficit de estrógenos altera el aparato urogenital, haciéndole más vulnerable a infecciones urinarias. Durante la menopausia la vagina está menos protegida al presentar una menor cantidad de lactobacilos, que son las bacterias que predominan en la microbiota vaginal en una  mujer sana y responsables de proteger la vagina.

Ante todo, prevención

 Son varios los factores de riesgo que favorecen la aparición de cistitis y de infecciones de orina de repetición. Incluso, hay personas más propensas que otras a padecerlas. Por ello, es conveniente llevar a cabo una serie de medidas preventivas para intentar evitarlas:

  • Orinar con frecuencia. Realizar micciones cada pocas horas, sin retener las ganas de ir al baño. En consecuencia, se debe realizar una micción completa sin dejar orina residual, ya que propicia el crecimiento de las bacterias. 
  • Bebe abundante agua a lo largo del día.
  • Limpieza adecuada de la zona genital tras la evacuación siempre de delante hacia atrás. 
  • Tomar fibra de forma regular sobre todo si se trata de una persona con estreñimiento. 
  • Orinar después de mantener relaciones sexuales es un hábito que evitará en muchos casos la infección de orina. 
  • No realizar una higiene femenina excesiva. La utilización de jabones agresivos puede producir pérdida de la defensa a nivel local. 
  • Usa ropa de algodón y evita llevar la ropa demasiado ajustada.
  • Incorporar a nuestra dieta el consumo de frutos rojos. Especialmente beneficioso es el consumo de arándano rojo. Consiguen que las bacterias no se adhieran a las paredes de la vejiga. 
  • Toma de probióticos. Nos ayudan a mantener la microbiota intestinal y vaginal en perfecto estado, algo fundamental para prevenir las cistitis de repetición que están causadas, principalmente, por la E. Coli, bacteria que migra desde el intestino.