Tengo problemas de pareja, ¿a quién podemos acudir?

Tengo problemas de pareja, ¿a quién podemos acudir?

2560 1707 María Blanco Brotons

Las relaciones de pareja no son fáciles. El tiempo, la convivencia, los pequeños problemas cotidianos, la rutina, los problemas personales que trasladamos al otro, etc. son factores ante los que las parejas que llevan un largo recorrido juntas no suelen poder escapar y generan distintos tipos de conflictos y problemas. Muchas veces el primer sitio donde notamos ese desencuentro es en las relaciones íntimas, ya no se hace como antes y la falta de deseo es evidente. ¿A dónde acudir si empezamos a ver las orejas al lobo?

Es importante tener claro que todas las parejas atraviesan momentos más difíciles o tensos y eso no significa que el amor haya acabado. Sin embargo, saber gestionar esos momentos complicados para que no se vayan acumulando es necesario para evitar que la relación explote sin posibilidad de vuelta atrás.

Para evitar llegar a situaciones límite un buen camino es acudir a terapia de pareja, en ella tendremos un espacio conjunto donde pensar en la relación, expresarnos y recibir las  orientaciones adecuadas. Muchas veces no somos capaces por nuestros propios medios de dejar atrás problemas entre otros motivos por que no somos conscientes de lo que nos está ocurriendo, esos problemas no nos dejan avanzar o funcionar de manera armónica. Recuerda que un terapeuta no te dirá que debéis hacer sino que os ayudará a pensar juntos qué os ocurre y cómo podemos solucionarlo, además de aprender a comunicaros mejor, a saber como perdonar hechos que marcaron negativamente la relación y a volver a valorar los momentos de intimidad afectiva y sexual.

Hay parejas cuyos problemas se localizan casi mayoritariamente en el campo de la intimidad. Para estos casos, muchas veces no se sabe a quién acudir; ¿a un sexólogo? ¿a un psicólogo? ¿al médico de cabecera? Generalmente, si el problema sexual se debe a un problema fisiológico hay que consultarlo con el urólogo o el ginecólogo. La mayoría de los problemas que se manifiestan en nuestra sexualidad, están más relacionados con los factores psicológicos, ya sea como un problema de pareja o de uno de los dos. En estas circunstancias, que son las más habituales, la terapia de pareja os ayudará.

Si estás pasando por alguna de estas situaciones quizá sea hora de pedir ayuda:

-Sientes que la comunicación está fallando.

-Notas que pasas demasiado tiempo quejándote de tu pareja.

-Cuando estáis juntos os sentís solos.

-Es frecuente acostaros por la noche molestos entre vosotros.

-Sientes que estás dejando de ser tú.

-Te estás dando cuenta de que solo le ves defectos.

-Habéis empezado a mentiros.

-Prefieres pasar tiempo con otras personas antes que con tu pareja.

-Sientes que el trabajo es un pretexto perfecto para estar lejos de tu pareja.

-Habéis perdido la confianza el uno del otro.

-El sexo ha dejado de ser placentero y has perdido el deseo sexual hacia tu pareja.

-Envidias las relaciones de tus amigos.

-Cuando el pretexto para seguir adelante son los hijos.

-Sientes celos por todo.

-Prefieres no pasar tiempo junto a tu pareja.

-Echas de menos el tipo de relación que tenías con tus ex.

-Olvidas y no celebráis las fechas especiales.

-Hay algo que no eres capaz de perdonar.

-Tienes sentimientos incontrolables hacia otra persona.

-Notas que ha pasado mucho tiempo sin haberos besado apasionadamente.

-Cuando en cada discusión surge la amenaza de terminar la relación.

-Cuando te fastidia todo, absolutamente todo de tu pareja.

-Si te sientes permanentemente enfadado, disgustado y el resto de esferas de tu vida van bien.

-Si no te apetece siquiera discutir, callas por pensar que no va a entenderte.

Por otro lado, si sientes que tu pareja te aleja de tu familia y amigos; te prohíbe o condiciona para que no pases tiempo con los tuyos; revisa tu teléfono móvil y redes sociales para saber con quien hablas; te hace sentir inferior a él o ella y te insulta o resulta violenta, debes poner en marcha todas las alarmas y plantearte muy seriamente la manera de dejar esa relación de la forma más segura para ti y los tuyos. En este caso estaríamos hablando de distintas formas de violencia dentro de la pareja, pide ayuda de forma individual para salir de esa relación.