¿En qué consiste el cáncer de útero? ¿podemos evitarlo?

¿En qué consiste el cáncer de útero? ¿podemos evitarlo?

2560 1707 María Blanco Brotons

El útero es uno de los órganos principales del aparato reproductor femenino, en él se desarrolla y crece el feto. Está formado por dos partes: cérvix, o cuello del útero, que es la parte inferior y se llama así por ser de forma más alargada y estrecha y el cuerpo del útero, que es la parte más ancha, situada encima del cuello. Esta parte, a su vez, se compone de dos capas: una interna, llamada endometrio y la externa y muscular llamada miometrio, que tiene capacidad de contraerse durante el parto. Durante el ciclo menstrual el endometrio se engrosa para nutrir a un posible embarazo, si este no se produce, los cambios hormonales propios del ciclo hacen que se despegue y se expulse dando lugar a la menstruación.

Las células de nuestro organismo se dividen de forma regular de manera que las envejecidas o muertas sean reemplazadas por otras nuevas y de esta forma, se mantiene la integridad y el correcto funcionamiento de las funciones de los distintos órganos. Nuestro organismo regula este proceso a través de una serie de mecanismos que indican cuándo comenzar a dividirse y cuándo permanecer estable. Cuando estos mecanismos se alteran en una célula, ésta y sus descendientes, comienzan una división incontrolada que con el tiempo dan lugar a un tumor o a un nódulo. Cuándo además de crecer sin control, invaden tejidos y órganos de alrededor y proliferan en otras partes del organismo se denomina tumor maligno, y es lo que se conoce como cáncer.

El cáncer de útero se produce cuando las células tumorales se ubican dentro del útero; esto normalmente ocurre en el endometrio, aunque en ocasiones puede originarse en el músculo y los tejidos que sostienen el útero, en ese caso se denomina sarcoma uterino y aunque es mucho menos frecuente también es más difícil de tratar y más maligno. En esta ocasión vamos a centrarnos en el cáncer de endometrio, el cáncer invasivo más común del aparato reproductor femenino.También podría desarrollarse cáncer en el cuello del útero, pero eso es otra entidad.

El tumor de útero puede crecer bien de manera local, por extensión directa al cuello del útero desde el endometrio o miometrio, bien por diseminación linfática o bien por la sangre, esta última es poco frecuente y cuando aparece se produce a través de los vasos sanguíneos hacia el hígado, pulmones, huesos y cerebro.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de útero ?

El cáncer de útero puede comenzar a dar síntomas en las etapas más tempranas de la enfermedad, momento en el que el tratamiento es más eficaz y cuando los porcentajes de curación son más elevados. El síntoma más frecuente son las hemorragias o sangrados vaginales anormales; en mujeres en menopausia cualquier sangrado vaginal debe ser motivo de alerta y en mujeres que aún tienen la menstruación, una hemorragia entre períodos o una regla más abundante de lo normal debe ser puesta en conocimiento y ser valorado por un ginecólogo. En fases más avanzadas de la enfermedad pueden aparecer otros síntomas como la pérdida de peso o el dolor en la zona de la pelvis. Si bien es cierto que todos estos síntomas también pueden deberse a muchas otras enfermedades benignas es importante que si los detectamos acudamos a un especialista para que nos dé un diagnóstico.

Médico con telescopio

Factores de riesgo

Existen ciertos factores de riesgo que predisponen a sufrir la enfermedad, aunque es importante destacar que no toda persona expuesta a un factor de riesgo desarrollará un cáncer. Entre estos factores destacan:

-La edad. El cáncer es más frecuente en mayores de 50 años.

-Tener hiperplasia del endometrio, una enfermedad benigna que consiste en el aumento del número de células endometriales. En ocasiones, si no se administra el tratamiento adecuado puede evolucionar a cáncer.

-La obesidad.

-Sufrir diabetes.

-La administración de estrógenos. Los cambios en los valores hormonales de los estrógenos y la progesterona durante el ciclo podría ocasionar un desequilibrio entre ambas a favor de los estrógenos que puede incrementar el riesgo de cáncer de endometrio. Es por esto que muchas mujeres en la menopausia reciben tratamiento hormonal sustitutivo en los que se combinan ambas hormonas. La administración de únicamente estrógenos podría aumentar el riesgo de cáncer de endometrio.

-Los antecedentes familiares. Aunque es poco frecuente, el cáncer de útero puede aparecer en familias con predisposición genética a otros tumores.

Hay ciertos factores de riesgo que no se pueden evitar, pero otros si, esta es la única manera que tenemos de prevención contra el cáncer de endometrio. Existen ciertos “factores de protección” contra el cáncer, como el embarazo y la lactancia, el ejercicio físico… actualmente se están realizando muchos ensayos clínicos enfocados en encontrar maneras de disminuir el riesgo de sufrir ciertos tipos de cáncer así como estudiar nuevas maneras de prevenir el cáncer de endometrio, pero que todavía están en fase de estudio.

¿Qué hago si me diagnostican cáncer de útero? 

Una vez diagnosticado y tratado el cáncer es importante realizar seguimientos periódicos, ya que, incluso tras el tratamiento más completo existe un riesgo de reaparición de la enfermedad. Este riesgo de reaparición va disminuyendo con el paso del tiempo, por eso, durante los dos o tres primeros años es aconsejable realizar revisiones cada tres o cuatro meses; durante los años cuarto y quinto, las revisiones pueden espaciarse a cada seis meses y a partir del quinto año, pueden pasar a hacerse anualmente.

Además de una exploración ginecológica minuciosa, las pruebas que suelen realizarse durante las revisiones son una analítica completa, una radiografía de tórax y una ecografía abdominal. Es importante, tanto en las revisiones como en cualquier otro momento, hablar con tu médico sobre cualquier cambio que sientas, tanto respecto al tratamiento como otros síntomas como pérdida de apetito o peso, aparición de dolor, cansancio, etc… Así el médico valorará la necesidad de realizar más pruebas.

Descarga la app aquí