Miomas uterinos, ¿qué son y cómo afectan a la fertilidad?

Miomas uterinos, ¿qué son y cómo afectan a la fertilidad?

1080 768 Daisy Rosas

Los miomas uterinos son unos tumores benignos que se sitúan en el útero, bien dentro, en la pared o fuera del mismo. Si se encuentran dentro del útero pueden interferir en la fertilidad de las mujeres, por lo que, se recomienda extirparlos.

Los miomas uterinos, o fibromas, son tumores benignos formados por tejido muscular que aparecen en el útero. Son bastante comunes, ya que afectan a entre un 20 y un 40% de mujeres en edad fértil y aunque pueden aparecer en cualquier momento de la vida, suelen ser más habituales a medida que avanza la edad; en mujeres que han pasado los 50 el porcentaje se eleva al 70%. Por lo general no presentan ningún síntoma aunque dependiendo de dónde estén colocados pueden ocasionar menstruaciones más abundantes y dolores de regla más intensos. También se les ha relacionado con la infertilidad pues según su tamaño y el lugar en el que estén pueden dificultar el embarazo e incluso producir abortos. Sin embargo es difícil medir el impacto real que estos tienen sobre la fertilidad femenina, ya que, tanto los miomas como la infertilidad aumentan con la edad.

Los miomas se clasifican según su localización en el útero, así se reconocen tres tipos: subserosos, cuando se sitúan fuera del útero, intramurales, cuando están en la pared del útero y submocosos, cuando están dentro de la cavidad del útero. Estos últimos son los que ocasionan más problemas, ya que, al estar en contacto con el endometrio suelen provocar sangrados abundantes y fuera de ciclo, que pueden dar lugar a anemias. Además, este tipo de fibromas son los únicos que se relacionan directamente con la infertilidad, puesto que en algunos casos pueden dificultar la implantación del embrión y causar abortos espontáneos. Los otros dos tipos, no tienen un impacto directo con la fertilidad. Por esta razón, cuando a una mujer que quiere quedarse embarazada se le detecta un mioma submocoso se la suele someter a una intervención quirúrgica llamada miomectomía mediante la cual se extirpan los miomas y se restablece la capacidad para lograr el embarazo. Además de por su colocación, también se aconseja extirparlos dependiendo de su tamaño, -en algunas ocasiones son tan diminutos que sólo se aprecian por microscopio y otras, tan grandes que pueden llegar a pesar varios kilos- y por el número existente, ya que a veces sólo se desarrolla uno, pero generalmente hay varios. El tamaño y el número también son factores que complican la gestación y el parto.

No se sabe cual es la causa por la que se producen los fibromas, sin embargo si se sabe que su crecimiento está ligado con los estrógenos. Además de la edad, existen otros factores que aumentan la presencia de estos tumores como la obesidad, la hipertensión y la raza; las mujeres de raza negra son más propensas a padecerlos.

Si bien las mujeres que buscan un embarazo y tienen miomas suelen optar por el tratamiento quirúrgico, existen otros tratamientos no quirúrgicos que se suelen utilizar para tratar los síntomas. Muchos especialistas aconsejan utilizar acetato de ulipristal (AUP) un regulador de progesterona que controla el sangrado y el dolor en muchas pacientes, además según investigaciones, este tratamiento ha conseguido que el 67% de los tumores hayan reducido su tamaño hasta un 25%. En cualquier caso, el tratamiento a seguir es algo que debe ser diagnosticado siempre por el especialista quien sabrá evaluar cada caso de manera individual.