¿Cuáles son los nutrientes más importantes para la fertilidad?

¿Cuáles son los nutrientes más importantes para la fertilidad?

1080 768 Daisy Rosas

Si decidimos iniciar la búsqueda de un bebé es fundamental cuidar la dieta y ser especialmente minuciosos con los nutrientes que ingerimos. Si bien es cierto que una dieta equilibrada es lo más recomendable en cualquier momento de nuestra vida, esta se vuelve fundamental si queremos concebir una criatura. Sin embargo, hay ciertos nutrientes más importantes para la fertilidad que se erigen entre todos los demás como fieles procuradores de la misma.

Las vitaminas son fundamentales para el correcto funcionamiento del organismo, pero en concreto algunas vitaminas del grupo B se vuelven esenciales para la salud reproductiva tanto de hombres como de mujeres; la B6 ayuda a regular el equilibrio entre estrógenos y progesterona en la fase lútea, mientras que la B12 es esencial para el hombre, pues aumenta el conteo de espermatozoides y por lo tanto, también sus posibilidades de concebir.

 

Nutrientes más importantes para la fertilidad

El ácido fólico, que también es una vitamina del grupo B, en concreto la B9, sólo se puede obtener a través de la dieta, por lo que, cuando decidimos buscar un embarazo, el médico recomienda tomarlo en aportes suplementarios, al menos, un mes antes de comenzar la búsqueda. El ácido fólico no incide en la fertilidad, pero sí es muy importante para prevenir malformaciones y defectos en el tubo neural del bebé. La formación del tubo neural se produce en las primeras semanas de embarazo, y dado el peligro que pueden suponer estas malformaciones, se recomienda no llegar a este momento con los niveles de ácido fólico bajos. Además, según un estudio holandés publicado en 2006 en “Human Reproduction” mantener unos niveles de vitamina B6, B12 y B9 adecuados, mantiene baja la homocisteína, un aminoácido que en altas cantidades se ha relacionado con embriones de peor calidad.

Pero no sólo las vitaminas del grupo B ayudan a la concepción; la Vitamina C, además de ser un potente antioxidante que combate los radicales libres, y su nociva influencia en la fertilidad, también favorece la movilidad de los espermatozoides. Asimismo varios estudios han demostrado que la Vitamina D aporta grandes beneficios en las funciones sexuales tanto de hombres como mujeres, y además, ayuda a mejorar las condiciones del endometrio. La vitamina E, por su parte, promueve la ovulación y es necesaria para la implantación del embrión en el útero.

Además de vitaminas, también hay minerales que juegan un papel decisivo en la reproducción. Tal es el caso del zinc y el selenio, cuyos niveles generosos aumentan la producción de testosterona, ejerciendo una influencia positiva sobre la motilidad y producción de espermatozoides. Por otra parte, el hierro también se revela fundamental para la concepción, pues resulta fundamental para la formación de los óvulos; unos niveles bajos de este mineral pueden producir problemas en el crecimiento de los gametos.

Y, ¿cómo no mencionar al Omega3?, este ácido graso es fundamental añadirlo a nuestra dieta, pues nuestro cuerpo lo necesita pero no lo puede producir. Además de ser fundamental en muchísimas funciones de nuestro cuerpo, en lo relacionado con la fertilidad, los Omega 3 ayudan a equilibrar el sistema hormonal, por su efecto antiinflamatorio mejora el desarrollo del revestimiento uterino, reduce las probabilidades de mortalidad del óvulo fecundado, favorece la creación de espermatozoides saludables, calma el dolor durante la menstruación…

Una dieta equilibrada y saludable nos aporta las cantidades necesarias para mantener los niveles de vitaminas y minerales adecuados, a excepción del ácido fólico, que debe ingerirse en comprimidos desde antes del embarazo. Sólo tu médico deberá aconsejarte tomar aportes extras si lo considera necesario.