Ovarios Poliquísticos frente a Síndrome de Ovarios Poliquísticos

Ovarios Poliquísticos frente a Síndrome de Ovarios Poliquísticos

1080 768 Daisy Rosas

Aunque pudiera parecer que es lo mismo o que uno es siempre la consecuencia de lo otro, lo cierto es que tener ovarios poliquísticos -OP- y padecer el síndrome de ovarios poliquísticos -SOP– son dos diagnósticos diferentes con origen, sintomatología y tratamiento distintos.

El gran desconocimiento que existe sobre la mayoría de los asuntos ginecológicos habitualmente lleva a confusión con los términos al entender que tener ovarios de aspecto poliquístico significa padecer el síndrome del mismo nombre, lo que genera equívocos y errores. En realidad, lo único que tienen en común estas dos situaciones es que en ambas se da el hecho de que la mujer posee ovarios poliquísiticos.

Tener OP es un problema ginecológico en el que se aprecian 8 o más folículos, con un tamaño entre 2 y 9 mm y que se encuentran en estado de reposo, es decir, que no crecen, y que por lo tanto se atrofian y forman los llamados quistes. Esto no suele acompañarse de ningún síntoma, a excepción de, en algunos casos, la alteración de los ciclos menstruales, que a veces pueden ser un poco más largos. Generalmente tener OP no supone un problema para la fertilidad, excepto por los desajustes en el ciclo, que en ocasiones podrían dificultar el embarazo. En cualquier caso estos problemas son fácilmente solucionables con tratamientos inductores de la ovulación que consisten en regular los ciclos y conseguir el embarazo de forma natural.

OP frente a SOPMientras que el SOP es una afección de origen hormonal descrita desde principios del siglo XX y que altera tanto el sistema reproductivo como el endocrino. El síndrome de ovarios poliquísticos va acompañado de unos niveles hormonales alterados y además de por la presencia de ovarios poliquísiticos, se caracteriza por la tríada de obesidad, anovulación e hiperandrogenismo -incremento de las hormonas masculinas que origina una mayor presencia de vello en la cara, tórax o muslos-. En el SOP si existe una relación directa con la infertilidad, por lo tanto, si lo padecemos y queremos quedarnos embarazadas, necesitaremos recurrir a tratamientos de fertilidad.

Muchas mujeres tienen ovarios poliquísticos pero no el síndrome, es importante tener esto claro y no caer en falsos alarmismos. Las mujeres con OP ni tiene obesidad, ni hiperandrogenismo y además ovulan correctamente, por lo tanto, esto puede ser un hallazgo casual y que no tenga ninguna repercusión en la reproducción. Además, el hecho de sufrir OP tampoco significa que a la larga se vaya a desarrollar el síndrome, puesto que el origen de este es genético. Sin embargo, si se desarrollan otro tipo de complicaciones a nivel hormonal, si existe mayor riesgo de que el cuadro clínico evolucione al síndrome.