Síndrome de Ovario Poliquístico

Síndrome de Ovario Poliquístico

800 568 Daisy Rosas

Cuando vamos al ginecólogo y nos informa de que padecemos Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP), salimos con un poco de pesar y guardamos la información tan adentro que se vuelve algo que difícilmente comentamos, ya que entre las consecuencias que nos recitan con el diagnóstico se encuentra el poco alentador hecho de que quienes lo padecen “pueden tener dificultad para concebir” una vez que nos pique el gusanillo de la maternidad. Sin embargo, un día cualquiera descubres que muchas amigas, amigas de tus amigas y conocidas sufren de SOP y te das cuenta de que es más común de lo que pensabas y que por lo tanto, ciñéndote a las estadísticas de nacimientos anuales, no todas las que lo sufren están condenadas a la infertilidad.

 

Para la Asociación Española de Síndrome de Ovario Poliquístico el SOP no es sinónimo de infertilidad, sino una dificultad para lograr el embarazo, incluso consideran que son mínimos los casos en los que no se logra la fecundación, siendo la mayoría de ellos por no recibir el tratamiento adecuado una vez que se decide ser madre, ya que el principal motivo de infertilidad en las mujeres con este diagnóstico es la anovulación (falta de ovulación).

El Síndrome de Ovario Poliquístico es una alteración hormonal y metabólica, que afecta entre un 5 y 10% de las mujeres, con tres características fundamentales: niveles elevados de andrógenos (hormonas que se producen en los ovarios y en las glándulas suprarrenales), ciclos irregulares o ausencia de períodos menstruales y presencia de quistes en los ovarios. También se asocia, generalmente con anovulación, colesterol alto, hirsutismo, aumento de peso y obesidad.

Esto último se debe a que el organismo genera una resistencia a la insulina, (el cuerpo no puede procesar la glucosa eficientemente), haciendo que necesitemos insulina extra para obtener la energía necesaria para funcionar. Tener demasiada insulina en nuestro sistema hace que tengamos hambre a cada rato, comamos en mayor cantidad y por lo tanto aumentemos de peso y… generemos más producción de hormonas masculinas.

Pero… ¿cómo puedes pasar de la sospecha a la certeza de saber si sufres de esta alteración hormonal?

Pues muy simple, acude al ginecólogo, este te realizará el diagnóstico a través de un examen físico que incluirá una revisión pélvica, la medida de los valores de hormonas masculinas en sangre y una ecografía de los ovarios, para observar el tamaño de los mismos y si presentan una cantidad anormal de folículos.

Si por el contrario, ya estás en conocimiento que sufres Síndrome de Ovario Poliquístico y consideras que ha llegado la hora de comenzar la búsqueda de un bebé, lo primero que debéis hacer es averiguar en qué situación os encontráis, es decir, revisar el estado de vuestros ovarios más allá de los quistes, revisar los niveles de insulina, glucosa, colesterol, triglicéridos, etc. para determinar si es necesario bajar de peso y con esto regular vuestras hormonas. Por último, pero no menos importante, debes quitar de tu mente todas las ideas negativas en torno la incapacidad de quedarte embarazada, pues el SOP tiene tratamiento y las mujeres que lo padecen no son consideradas estériles. Incluso muchas llegan a concebir naturalmente o por medio de tratamientos y técnicas de reproducción que aumentan las probabilidades de lograrlo.

El primer paso para quedarte embarazada padeciendo SOP es hacer que ovules de forma adecuada, para ello se usan medicamentos que ayudan a estimular la ovulación. El citrato de clomifeno es el tratamiento más utilizado para este fin. Existen estudios que han demostrado que cerca del 80% de las mujeres comienzan a ovular en los primeros tres meses después de empezar el tratamiento con clomifeno y de estas mujeres, 30–40% quedan embarazadas para el tercer ciclo del tratamiento. El clomifeno también puede indicarse junto con la metformina (sensibilizante a la insulina) sobre todo en pacientes que sufren de sobrepeso.

Si el tratamiento con clomifeno no funciona, los médicos pueden probar con gonadotropinas, un medicamento inyectable que estimula la ovulación y el desarrollo de múltiples óvulos, que tiene una efectividad del 60%, pero que puede producir embarazos múltiples.

Con todo lo dicho anteriormente, lo que queremos es ayudarte a visualizar que existen opciones para poder lograr un embarazo de forma natural, y en caso de que los medios tradicionales fracasen, siempre podrás recurrir a tratamientos de reproducción asistida, que en los últimos años han avanzado en su variedad y tasa de efectividad.

1 comentario
  • Wow! La verdad que esta información es de bastante ayuda. Muchas veces existe la falta de información para estos casos,en verdad gracias.

Dejar una Respuesta