¿Cómo afecta tener una autoestima sexual baja?

¿Cómo afecta tener una autoestima sexual baja?

2560 1707 María Blanco Brotons

Autoestima y sexualidad son dos conceptos íntimamente relacionados. Una vida sexual placentera no suele ser posible si tenemos una baja valoración de nuestra imagen, si no nos amamos y no nos aceptamos. Cuanto más nos obcecamos en construir un cuerpo ideal más nos alejamos del placer real, por eso, si queremos disfrutar del sexo lo primero es tener unos niveles saludables de autoestima.

autoestima sexual baja
Mujer abrazandose

Cuando hablamos de autoestima sexual, nos referimos a un área de la autoestima total. Generalmente ambas están relacionadas, sin embargo, puede darse el hecho de tener un nivel de una más alto o más bajo que la otra. Cómo nos valoramos, está fuertemente relacionado con cómo nos criamos, cómo nos sentimos en relación a nuestros padres y personas más cercanas. Después los grupos de amigos, profesores, la sociedad  o las experiencias personales van también moldeándola..

En el sexo existen una variedad enorme de mitos y errores que hacen que creamos que existen una serie de parámetros a los que debemos ajustarnos y que, la mayoría de las veces, no sólo no son reales, sino que también son imposibles. Desde cuántas veces a la semana se debe practicar sexo a qué hay que hacer para considerar una relación sexual como buena, el tiempo que debe durar, el tamaño del pene, el grado de satisfacción, el manejo de las fantasías, etc. Mientras que a los hombres se les tiende a calificar en función de su desempeño, a las mujeres se nos considera desde la belleza física. Así, para nosotras, la imagen corporal determina poderosamente el nivel de satisfacción en las relaciones sexuales. Un estudio de la Universidad de Vigo concluyó que a mayor insatisfacción sexual, menor actividad sexual. Este estudio también comprobó algo importante: La satisfacción sexual no estaba en función del índice de masa corporal; es decir, no dependía del  sobrepeso, sino de cómo se sentían capaces de recibir y dar placer,  cómo se sentían de  atractivas o atractivos y cuán satisfechos estaban o no con su cuerpo.

¿Cuáles son sus sintomas?

Si no tienes claro si tienes o no una baja autoestima sexual, puedes atender a los siguientes síntomas:

-Rechazas tu cuerpo y/o tus genitales.

-Calificas negativamente tu desempeño sexual.

-No te atreves a probar nuevas conductas o lo haces a disgusto.

-Te cuesta trabajo hablar claramente sobre lo que te gusta y lo que te disgusta, sobre lo que quieres hacer y lo que no.

-Te preocupa tanto tener un buen desempeño sexual que acabas teniendo problemas de falta de deseo, de orgasmo, problemas de erección en los hombres e incluso te puede llevar a evitar las relaciones sexuales.

-Puedes llegar a tenerle miedo a la intimidad.

-Interpretas negativamente o como un rechazo, cualquier comentario de tu pareja.

Pero ¡ojo! Tener una demasiado alta autoestima sexual tampoco es saludable, pues al igual que la baja conlleva problemas sexuales derivados de la sensación de no sentirse suficientemente deseados, cuando es demasiado alta, puede hacer que caigas en el error de creer que ninguna de tus parejas sexuales estén a tu altura. Cuando la autoestima sexual es la adecuada, el mensaje que llega de tu  inconsciente es el de que somos capaces de complacer y de ser complacidos, de ofrecer y recibir placer.

¿Cómo puedo mejorar mi autoestima sexual?

Debes tener en cuenta, que la mejor manera de subir la autoestima sexual es teniendo relaciones sexuales satisfactorias, ya que, este hecho produce un efecto de subida de la autoestima. Del mismo modo que, cuando las relaciones son deficientes, inconscientemente podemos culparnos o culpar al otro, y por consiguiente la propia autoestima o la de la pareja sexual, puede resentirse.

Para mantener una buena autoestima sexual debes, principalmente, ser consciente de que tu percepción y autoimagen, pueden no coincidir con la realidad, ya que son subjetivas y dependen de lo que hayas aprendido. Por ello debes aprender a vencer tus miedos y temores y aprender a valorarte tal y como eres. Todos, absolutamente todos, tenemos defectos y cualidades y mucho que ofrecer en el terreno sexual.

Asimismo, debes aprender a distinguir entre una crítica a una conducta específica y la crítica hacia tu persona. Aprende también a valorarte, independientemente de las características que no te gustan. Ten en cuenta que la sexualidad tiene que ver más con la capacidad de dar y recibir placer, con una actitud que con unas características físicas. Céntrate en desarrollar esa actitud o pregúntate por qué no eres capaz de sentir que mereces placer.

Aprende a conocer tu cuerpo, solo así sabrás cuáles son los lugares donde tienes mayor sensibilidad; aprende a decir que no y a poner límites en las conductas que no desees; aclara tus dudas; si no sientes deseo sexual, averigua la causa; no caigas en la trampa de pensar que la satisfacción y el orgasmo de tu pareja dependen de ti, ya que cada persona somos responsables de nuestra respuesta sexual; date el permiso de fantasear y practicar nuevas conductas…

Trabaja tu autoestima total y maneja tu ansiedad llevando a cabo actividades placenteras o ejercicios de relajación y respiración. Y si nada de esto funciona, no dudes en buscar ayuda de un profesional.

Descarga la app aquí