El gran misterio de la eyaculación femenina

El gran misterio de la eyaculación femenina

1080 720 María Blanco Brotons

El gran tabú que ha acompañado durante tantos años todo aquello relacionado con la sexualidad femenina, nos ha llevado a que, entrado el siglo XXI, aún exista muchísimo desconocimiento sobre nuestro propio placer y las reacciones normales de nuestro cuerpo ante los estímulos sexuales. Uno de los grandes misterios es el que atañe a la eyaculación, una expulsión de fluido biológico por los genitales que desde siempre se ha considerado del ámbito exclusivo masculino, pero que resulta que no sólo les pertenece a ellos. Se estima que el 54% de las mujeres experimentan algún tipo de expulsión de líquido con la excitación sexual y el orgasmo; extremadamente placentero para algunas, embarazoso e indeseable para otras, lo cierto es que existe, pese al gran misterio que lo rodea y lo poco que se habla de ello.

Aunque pudiera parecer un descubrimiento moderno, no lo es tanto, pues ya el médico griego Hipócrates en el siglo IV a.C. habló del “semen femenino”. Sin embargo no fue hasta entrado el siglo XIX, cuando el ginecólogo escocés Alexander Skene describió, y bautizó con su propio apellido, a las dos glándulas ramificadas a ambos lados de la vagina que realizan la misma función que la próstata masculina. Es desde estas dos glándulas donde se produce la eyaculación femenina.

Eyaculación femenina ¿cómo identificarla? 

Sin embargo es importante hacer dos distinciones cuando se habla de eyaculación femenina. Por un lado está la que experimentan un mayor número de mujeres y que consiste en un líquido traslúcido-blanquecino, espeso y más o menos escaso  que se produce gracias a la estimulación del punto G durante las relaciones sexuales. Este fluido  suele quedarse dentro de la vagina, excepto cuando la mujer está en una posición encima del hombre, o tiene eyaculaciones más cuantiosas y puede salir a borbotones durante las contracciones del orgasmo. Se produce desde las glándulas de Skene y contiene componentes parecidos al semen masculino, como el antígeno prostático.

Por otro lado está el fenómeno bautizado como squirting, especialmente popularizado gracias al porno, en el que las mujeres expulsan un auténtico chorro de líquido transparente. Este tipo de eyaculación es mucho menos frecuente. A diferencia de la primera esta sale de la vejiga y en su composición se observa urea y propiedades similares a la orina. Si bien hay mujeres que han tenido este tipo de eyaculación de manera inesperada, las que suelen ser más capaces de controlarla son las actrices porno, después de entrenar mucho la zona y tras una estimulación vigorosa del punto-G. Algunas hipótesis defienden que se produce porque durante el acto sexual se pueden producir desajustes en los niveles de la hormona vasopresina, responsable, entre otras cosas, de concentrar orín en los riñones. Es posible que en función de la intensidad del placer o la duración del acto los niveles de esta hormona fluctúen mucho, lo que podría generar un aumento de la producción de orina en los riñones, que estaría tremendamente diluida -por eso que este líquido ni huele ni tiene el color del pis- y que por la contracción muscular durante un orgasmo intenso podría ser expulsada incontroladamente.

La mayoría de los estudios creen que la eyaculación femenina y el squirting son dos fenómenos diferentes, tanto por su composición como por los mecanismos y órganos que las producen. Atendiendo a esto, se considera eyaculación real a la que proviene de las glándulas de Skene, mientras que el squirting es la expulsión de un líquido diluido desde la vejiga urinaria.

El hecho de que no influya sobre nuestra reproducción, como sí ocurre con la de los hombres, significa que no tiene otro propósito que no sea producir placer sexual. Sin embargo, no debemos convertirla en una meta, ya que, tenerla no significa que el sexo sea de por sí mejor, ni señala madurez ni capacidad sexual, simplemente es una experiencia particular que debe aceptarse como normal -tanto si la tenemos como si no- y verse como una oportunidad más de expresar nuestra sexualidad.

Decarga WOOM en Google Play y en la Apple Store

Fuentes:
http://blogs.elpais.com/apuntes-cientificos-mit/2013/11/los-dos-tipos-de-eyaculaci%C3%B3n-femenina-uno-s%C3%AD-es-pis.html
http://www.mdzol.com/nota/548728-el-misterio-de-la-eyaculacion-femenina/
https://www.flujovaginal.com/comprendiendo-los-misterios-de-la-eyaculacion-femenina/
https://es.wikipedia.org/wiki/Gl%C3%A1ndulas_de_Skene