Las nuevas tecnologías y las relaciones sexuales

Las nuevas tecnologías y las relaciones sexuales

1080 657 María Blanco Brotons

No es nada nuevo afirmar que la tecnología ha cambiado mucho la forma como se construyen y desarrollan las relaciones humanas. El avance tecnológico de los últimos años, especialmente en el campo de la computación y, especialmente, con la irrupción de los dispositivos móviles, ha hecho de la tecnología una parte indisoluble de nuestra vida así como una mediación esencial en la mayor parte de nuestras relaciones sociales. Aunque a veces, este avance resulta abrumador, especialmente al darnos cuenta de cómo en pocos años, hemos tenido que modificar y aprender a desenvolvernos en esta nueva realidad, no se puede decir que haya conllevado un cambio a peor, sino uno cargado de luces y sombras.

Las nuevas tecnología han ayudado a encontrar el amor a muchas personas, así como a reencontrarse con amores perdidos o mantener amores a distancia… pero al mismo tiempo, están detrás de un gran número de rupturas, conflictos y crisis de parejas. Si bien los medios virtuales pueden unir rápidamente a dos almas gemelas, el incremento acelerado de su uso ha modificado la forma cómo se mantienen y desarrollan las relaciones estables, planteando nuevos y diferentes retos para resolver.

Decarga WOOM en Google Play y en la Apple Store

¿De dónde viene el problema: de la tecnología o de cómo nos relacionamos con ella?

Según un estudio reciente, Whatsapp y Facebook provocaron 28 millones de rupturas de parejas por causas como celos, sospechas, sesiones de vigilancia extrema, discusiones por el doble check, etc. Pero además, a esos problemas hay que sumarle el poder de abstracción y adicción que ejercen estos dispositivos; así, podemos estar horas junto a nuestro ser amado, vivir bajo el mismo techo y, sin embargo, apenas comunicarnos, absortos como estamos en las pantallas. Esta situación afecta inexorablemente en nuestras relaciones tanto emocionales como sexuales, mientras nos aleja de nuestras parejas. Asimismo, cuando es uno sólo el que se muestra enganchado al móvil, es fácil que su pareja experimente ira y frustración, al sentirse abandonada y poco deseada, dando lugar a otro tipo de razones para las rupturas.

Sin embargo no es justo echar la culpa de la falta de comunicación a las nuevas tecnologías, ya que, es precisamente en la comunicación en lo que se apoyan todos estos avances. Los avances tecnológicos, los dispositivos electrónicos e incluso las redes sociales no son el problema, el problema está en el uso que cada uno hacemos de estos. Si en lugar de para desconectarnos los utilizamos para mandar inesperados mensajes de amor a nuestra pareja o incluso para decirle por esa vía algo que nos cuesta mucho hacer en persona; sin los dejamos en silencio mientras disfrutamos de la cena y la conversación posterior y por supuesto, no les prestamos ninguna atención en los momentos más íntimos, podremos convivir de manera saludable con las nuevas tecnologías, aprenderemos a sacarles un mejor partido y no veremos peligrar nuestra relación de pareja.