¿Le prestas atención a tu suelo pélvico?

¿Le prestas atención a tu suelo pélvico?

1600 1066 Clelia Morales

 

Muchas mujeres no hemos oído hablar mucho de qué es eso del suelo pélvico y menos aún de la importancia de éste en nuestro bienestar y calidad de vida, ya que, la debilidad o lesión de los elementos que lo forman, puede ocasionar problemas múltiples que van desde la incontinencia urinaria y fecal hasta la disfunción sexual, pasando por el síndrome de defecación obstructiva, disfunción en el vaciado vesical y el prolapso de los órganos pélvicos; todos ellos, problemas que empeoran el bienestar físico y psíquico de las mujeres.

El suelo pélvico es una estructura formada por diversos músculos y ligamentos, que permiten que los órganos pélvicos -el útero, la vejiga urinaria, la uretra, la vagina, el recto y el ano- estén en sus sitio y funcionen correctamente.

La causa principal que hace que el suelo pélvico se ablande y deteriore es el embarazo y el parto natural; en el primero, el aumento de tamaño y peso del útero provocan el debilitamiento de la musculatura de la zona, y en el segundo, la dilatación a la que se somete el perineo, para permitir la salida del bebé, provoca distensiones y alteraciones musculares que afectan directamente al suelo pélvico. Otras causas de debilitamiento son la menopausia, problemas genéticos, alguna intervención quirúrgica, el envejecimiento… Pero, como cualquier otro músculo, estos también se pueden mantener en forma, algo que debemos hacer incluso antes de que se presenten las causas que lo deterioran. Lo mejor de todo es que se consigue con bastante sencillez; no necesitamos emplear mucho tiempo ni grandes esfuerzos físicos, y además, ejercitar esta zona, nos ayuda a mejorar las relaciones sexuales, ¡todo son ventajas!.

Los ejercicios más famosos y recomendados son los de Kegel, que toman el nombre del ginecólogo Arnold Kegel, quien los inventó en la década de 1940. Estos ejercicios consisten en la contracción del músculo pubocoxígeo, que así dicho suena un poco difícil de situar, pero que en el fondo es algo tan sencillo como el movimiento que hacemos al aguantar las ganas de hacer pis. Este ejercicio no requiere un movimiento visible del cuerpo ya que trabaja sobre un músculo interno, así que lo podemos hacer en cualquier lugar. Los ejercicios de Kegel se pueden hacer de pie o sentados, la cadera debe estar en posición neutra y debemos respirar con normalidad. Cinco minutos al día basta para tonificar y mejorar la salud del músculo pubocoxígeo.

Los juguetes sexuales tipo bolas chinas o conos vaginales están muy recomendados para trabajar el suelo pélvico que, además de fortalecerlo, animarán tu vida sexual. Aunque, si has sufrido incontinencia a prolapsos, es preferible que le consultes al médico.

Muchos de los ejercicios del yoga o el pilates están orientados a mejorar el suelo pélvico, así como la gimnasia hipopresiva o simplemente, cuidar nuestra postura al caminar; ir erguidas ayuda al fortalecimiento de los órganos pélvicos.

A parte de todas estas recomendaciones, estos cuatro sencillos ejercicios, que puedes hacer en casa, te ayudarán a trabajar la musculatura del suelo pélvico:

  • De pie, mover la cadera como si fuera un péndulo, hacia adelante y atrás.
  • Sentada sobre una pelota de fitness con las manos bajo la cadera, realizar movimientos laterales que nos hagan ir alternando nuestro peso de un lado hacia otro.
  • Sin cambiar de postura sobre la pelota, juntamos los pies y contrayendo la pared abdominal se separan y juntan las rodillas, activando así la musculatura del suelo pélvico.
  • Tumbada sobre la pelota tomamos aire y contraemos la musculatura abdominal mientras acercamos las rodillas, activando así la musculatura del suelo pélvico.

En cambio, hacer cargas abdominales, levantar peso, realizar rotaciones con balones medicinales o sentadillas con saltos, son algunos de los ejercicios que las mujeres con riesgo a deterioro inminente de suelo pélvico deberían evitar.

Si aún no eres usuario de WOOM puedes descargarte la app AQUÍ.

Clelia Morales

Co-foundadora de WOOM Fertility. Madre de Thessa y de Isabel.

Todos los relatos por:Clelia Morales